Carles Puigdemont (centro) junto al vicepresidente Oriol Junqueras y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell. La democracia no puede dudar cuando necesita restablecer la legalidad. EFE/QG

El rechazo internacional a Carles Puigdemont crece con el WSJ

stop

'The Wall Street Journal', al igual que el resto de la prensa internacional, critica la huida hacia delante de Puigdemont y admite que Rajoy debe aplicar el 155

Economía Digital

Carles Puigdemont (centro) junto al vicepresidente Oriol Junqueras y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell. La democracia no puede dudar cuando necesita restablecer la legalidad. EFE/QG

Barcelona, 24 de octubre de 2017 (18:58 CET)

La ola de rechazo internacional contra Carles Puigdemont crece este martes con un nuevo editorial que condena los planes secesionistas en Cataluña. Esta vez ha sido el turno de The Wall Street Journal (WSJ), uno de los periódicos más prestigiosos de los Estados Unidos.

En su editorial de este martes, el rotativo desmonta la estrategia del presidente de la Generalitat y reconoce la urgencia del Estado para actuar sobre Cataluña.

El periódico norteamericano afirma que “el mundo está patas arriba cuando un líder electo que exige el cumplimiento de una constitución democrática es acusado de dar un golpe de Estado, pero eso es lo que ha ocurrido este mes".   

Sobre el 155, el rotativo afirma que “Rajoy no tiene muchas opciones”. No obstante aunque se trate de una “medida draconiana” la aplicación del artículo "no tiene nada de antidemocrático".

Llueve sobre mojado

The Wall Street Journal, al igual que hizo el lunes Le Monde, relata que el 1-O fue “una mayoría de la minoría de catalanes la que participó en un ardid publicitario disfrazado de elecciones”.

Y es que no es la primera vez que la prensa internacional reprocha al presidente de la Generalitat su estrategia.​ El pasado 3 de octubre, de nuevo el diario francés y The Financial Times, cargaron por la actuación de la administración catalana frente a la consulta ilegal del 1-O.

Cinco días más tarde, el exdirector de The Guardian criticó "los bulos" que el independentismo circuló por la red para que se vilarizaran para poder trasladar una imagen de represión policial desproporcionada.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad