Torrent y Puigdemont, durante su último encuentro, mantenido en enero en Bruselas. EFE/Stephanie Lecoqc

Torrent se cita el lunes con Puigdemont a cargo del Parlament

stop

El presidente del Parlament aprovecha un viaje pagado por la institución para citarse con el líder huido meses después del pulso por la teleinvestidura

Barcelona, 30 de noviembre de 2018 (11:11 CET)

El presidente del Parlament, Roger Torrent, aprovechará el lunes que viene un viaje institucional al parlamento flamenco para reunirse con Carles Puigdemont en Bélgica. Se trata del primer encuentro entre ambos desde el que mantuvieron el 24 de enero, días antes del primer intento de investidura del expresidente catalán, que Torrent abortó tras el veto del Tribunal Constitucional.

Desde entonces, la relación entre ambos, más que enfriarse, se congeló. Finalmente, Quim Torra fue investido en mayo, después de que Torrent pusiera freno varias veces a los planes de Puigdemont y Junts per Catalunya (JpC) al entender —y con él, ERC—, que comportarían el riesgo de caer en el delito de desobediencia, de modo que desde entonces se convirtió en la diana principal de la formación puigdemontista en cada uno de sus choques con los de Oriol Junqueras.

Maniobras de deshielo entre JpC y ERC

Ahora, la visita de Torrent se enmarca en las maniobras de acercamiento que ambas formaciones, sobre todo ERC, tratan de escenificar desde que, hace unas semanas, los republicanos lanzaron el mensaje de que Junqueras y Puigdemont han retomado el contacto de forma epistolar. Mensaje, por cierto, que la portavoz del gobierno Torra, Elsa Artadi, mujer de confianza del expresident, se ocupó poco después de poner en duda.

En esa misma dinámica de deshielo, real o simulado, se enmarca el reciente encuentro entre el expresident y el nuevo conseller de Acción Exterior, el republicano Alfred Bosch, que se desplazó a Waterloo el martes pasado. Su antecesor, Ernest Maragall, también de ERC, nunca lo hizo en los seis meses que estuvo en el cargo, como Puigdemont se encargó de dejar claro en el tuit con el que le agradeció a Bosch el gesto.

Se trata, en todo caso, de transmitir una imagen de unidad al independentismo mientras, a la vez, los republicanos siguen respondiendo a base de portazos a todos los intentos de JpC de atraerlos a escenarios electorales unitarios, el último, de cara a las europeas.

Torrent, que también tiene previsto verse con la delegada de la Generalitat frente a la Unión Europea, Meritxell Serret, y los otros dos exconsellers instalados en Bélgica, Lluís Puig y Toni Comín, enmarca estas reuniones en un viaje de tres días, del lunes 3 al miércoles 5 de diciembre. A lo largo de estas jornadas, el presidente del Parlament también se reunirá con el presidente del parlamento de la región de Flandes, Jan Peumans, de la Nueva Alianza Flamenca (N-VA), y con varios eurodiputados, y dará una conferencia el Parlamento Europeo.

Esa agenda institucional justifica que sea el Parlament quien corra con los gastos. Cuando en enero se vio por última vez hasta ahora con Puigdemont, Torrent anunció que sufragaría él mismo el desplazamiento para evitar ser acusado de malversación. 

Delegación parlamentaria

El viaje coincide con el que, desde este domingo y hasta el martes día 4, hará también a Bélgica una delegación del Parlament, que acudirá al parlamento belga invitada por diputados del N-VA, y que tiene previsto reunirse con varios diputados de la N-VA, como al diputado Peter Luyks; el ministro de Interior belga, Jan Jambon, o el eurodiputado Karl Vanlouwe.

La comitiva estará integrada por el vicepresidente y representante de Exteriores de la cámara catalana, Josep Costa, y dos miembros de la mesa de la Comisión de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia, Aurora Madaula y Gerard Gómez del Moral, los dos primeros, miembros de Junts per Catalunya (JpC), y el tercero, de ERC.

La otra integrante de la comisión de exteriores, la socialista Esther Niubó, rechazó participar porque el PSC entiende que el viaje es "de partido" y está concebido para que miembros de JpC y ERC se reúnan con los nacionalistas flamencos, así que no debería ser sufragado por el Parlament.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad