Muestra de una exposición de armas de la Guardia Civil.

Trabucos y armas anestésicas en las subastas de la Guardia Civil

stop

Las comandancias ponen a la venta unas 12.000 armas, en su mayor parte escopetas de caza

Barcelona, 21 de mayo de 2017 (18:59 CET)

La Guardia Civil ha sacado a subasta este año cerca de 12.000 armas de fuego. En su mayor parte se trata de escopetas, carabinas y rifles de caza, pero también se puede encontrar un gran número de armas cortas –pistolas y revólveres- y algunas rarezas: trabucos, arcabuces, ballestas e, incluso, un fusil de inyección anestésica.

Desde que se iniciaron las subastas a finales de febrero, han salido a la venta unas 5.000 armas y, entre el 22 de mayo y el 12 de junio, se colocarán otras 7.000. Los ingresos no van a parar al Ministerio del Interior, sino al de Hacienda de Cristóbal Montoro. La Guardia Civil organiza subastas a menudo, a través de sus comandancias, pero pocas veces han reunido tantas armas. Fuentes del instituto armado recuerdan que se trata de un “mercado de ocasión” al que únicamente pueden acceder personas con licencia de armas.

En este mercado se pueden encontrar armas de todo tipo. Por ejemplo, la comandancia de la Guardia Civil de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) expondrá a partir de este 22 de mayo 1.576 artículos: 1.039 escopetas de caza, 160 pistolas, 216 revólveres, 107 carabinas y 42 rifles, pero también dos ballestas y diez trabucos. La comandancia de Murcia también expondrá cuatro trabucos.

Subasta de armas: la Guardia Civil saca a la venta trabucos, ballestas y fusiles de anestesia

Las fuentes consultadas indican que en otras ocasiones se han subastado trabucos, así como arcabuces, mosquetones y armas de avancarga, aunque necesariamente no tienen porque ser antiguas. Las comandancias de Galicia y Andalucía han expuesto a menudo este tipo de armas. De entre las rarezas, destacan un fusil de inyección anestésica, que subastará la comandancia de Girona, que es utilizado por veterinarios y en los safaris.

Requisitos para la subasta

Muchas de las armas proceden de donaciones. A menudo se ceden a la muerte del titular porque ningún miembro de la familia posee licencia de armas. Muchas también proceden de incautaciones o de operaciones policiales. Quién quiera optar a una de estas armas, deberá disponer de la preceptiva licencia, rellenar una instancia, formalizar una oferta y pagar el 25% del importe de salida. La subasta se realiza en las comandancias por el sistema de sobres cerrados. El mejor postor se lleva el artículo. Las armas que no reciban ofertas se reservarán para otra subasta, con una rebaja en el precio de salida de cómo mínimo del 25%.

La Guardia Civil no ofrece información sobre el volumen económico de estas operaciones. Los importes se ingresan en una cuenta del Ministerio de Hacienda.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad