El director de TV3, Vicent Sanchis, y la presidenta en funciones de la CCMA, Núria Llorach, en una comparecencia en comisión en el parlamento catalán. /CCMA
stop

Triacom, La productora televisiva investigada por financiar supuestamente a Convergència, recibió casi un millón de euros en subvenciones de la Generalitat

Josep Maria Casas

Economía Digital

El director de TV3, Vicent Sanchis, y la presidenta en funciones de la CCMA, Núria Llorach, en una comparecencia en comisión en el parlamento catalán. /CCMA

Barcelona, 09 de enero de 2020 (20:51 CET)

La Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), órgano de gobierno de TV3, descarta realizar una auditoría sobre la contratación de programas a la productora Triacom Audiovisual, investigada por la presunta financiación ilegal de la desaparecida Convergència.

La Agencia Tributaria detectó en una inspección más de dos millones de euros en supuestas facturas falsas giradas a Triacom. Además, tres juzgados investigan la productora estrella de TV3: La Audiencia Nacional y un juzgado de instrucción de Lleida, por la presunta financiación ilegal de Convergència, y otro juzgado de instrucción de Barcelona, por un supuesto delito fiscal.

A preguntas de la diputada Marta Ribas (Catalunya en Comú), la presidenta de la CCMA, Núria Llorach, no solo descartó presentarse como acusación particular contra Triacom en los procesos abiertos en los juzgados, sino incluso encargar una auditoría sobre los contratos que le adjudicaron.

Llorach mantuvo en la última sesión de control parlamentario a la CCMA que los programas que emite Televisió de Catalunya “están auditados y han pasado por la Sindicatura de Cuentas”. Aseguró que no disponen de más información sobre Triacom que lo publicado por la prensa. Insistió en que “nadie cuestiona” la actuación de la CCMA y TV3 en la adquisición de contenidos a esta productora, pese a que la oposición parlamentaria exige que aclare este escándalo.

Al frente de Triacom Audiovisual está Oriol Carbó, que fue gerente de TV3 durante la etapa en que Jordi Pujol presidía la Generalitat. En su declaración en septiembre pasado como investigado ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, Carbó se negó a precisar si participó en la presunta financiación irregular de Convergència.

Con anterioridad, el empresario Joan Manuel Parra declaró al juez que giró supuestas facturas falsas a Triacom por trabajos electorales que realizó en 2010 para el partido que entonces lideraba Artur Mas.

Contrataciones tras el escándalo

Pese a que el caso de Triacom estalló en abril de 2015, TV3 siguió adjudicando contratos a la productora de Carbó. Entre julio de 2015 y diciembre de 2018, le adjudicaron una decena de encargos de producción por un importe de más de 5,9 millones de euros, según las anotaciones que constan en el portal de transparencia de la CCMA. Tan solo en 2018, se llevó cuatro contratos por un monto de 2,33 millones de euros.

Además, Triacom recibió casi un millón de euros en subvenciones del gobierno catalán (exactamente, 944.768 euros) según las anotaciones a nombre de esta empresa que aparecen en el Diario Oficial de la Generalitat. Entre las ayudas concedidas, destacan los 300.000 euros otorgados en 2016 para la producción de una serie de animación titulada Bubble Bip 3.

Curiosamente, el último gobierno de Jordi Pujol premió a la productora del exgerente de su televisión con tres contratos por un importe conjunto de 867.498 euros, precisamente poco después de construir Triacom en 2001: en los dos siguientes años, se le adjudicó contratos para el diseño de microespacios publicitarios así como para la edición del número cero de una revista.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad