La exdiputada de la CUP Mireia Boya, a su llegada al Tribunal Supremo, donde el magistrado Pablo Llarena le ha citado este lunes para comunicarle su procesamiento por desobediencia

Una exdiputada de la CUP se encara con Llarena: "Este juicio está vendido"

stop

La exdiputada de la CUP Mireia Boya acusa a Llarena de estar llevando a cabo un juicio que ya tiene la "sentencia dictada"

Economía Digital

La exdiputada de la CUP Mireia Boya, a su llegada al Tribunal Supremo, donde el magistrado Pablo Llarena le ha citado este lunes para comunicarle su procesamiento por desobediencia

Madrid, 08 de mayo de 2018 (18:50 CET)

La exdiputada de la CUP Mireia Boya ha elevado todavía más el tono contra el juez Pablo Llarena después de conocer su auto de procesamiento por desobediencia. La dirigente de la CUP se ha encarado contra Llarena siguiendo la estrategia de otros dirigentes soberanistas trazada por el propio Carles Puigdemont. "Le he dicho que me parecía que era un juicio que ya estaba vendido, que ya estaba redactada la sentencia, y que el verdadero juicio no sería en el Supremo, sino en instancias internacionales", ha explicado la propia Boya sobre su actuación en los tribunales.

Según Boya, que ha realizado estas explicaciones en Catalunya Ràdio, el juez Llarena ha ido tomando notas en su libreta mientras la exdiputada denunciaba que la expresidenta del Parlament Carme Forcadell esté encarcelada de forma provisional por presunto delito de rebelión. "No nay delito de rebelión porque no hay violencia", ha concluido la dirigente antisistema. En este punto, según su mismo relato, el juez Llarena le ha dicho: "¿Quiere que la juzgue a usted por rebelión?"

"Sentencia firme"

La exdiputada ha continuado con su carga contra Llarena y ha afirmado que "el formato del auto de procesamiento" que se le ha comunicado "es de sentencia firme". "Me da impresión de que la sentencia ya está dictada"; ha sostenido la diputada.

Otros dirigentes soberanistas como Jordi Sànchez, Jordi Cuixart y el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras ya acusaron a Llarena de "falta de objetividad" y de estar vulnerando sus derechos políticos a espalda de las recomendaciones de la ONU. Los exconsejeros Josep Rull y Raül Romeva incidieron en esa misma línea, cambiando así de estrategia respecto de declaraciones anteriores. Especialmente duro se mostró Rull, que incluso cuestionó la existencia de división de poderes en España.

Además de Boya, también han acudido este martes al Supremo los exconsejeros Santi Vila (Empresa), Carles Mundò (ERC, Justicia) y Meritxell Borrás (JxCAT, Gobernación), que han conocido sus procesamientos por malversación y desobediencia. Ninguno de ellos ha querido declarar ante el juez, a diferencia de Boya, que quiso reafirmar sus primeras explicaciones ante el Supremo.

Hemeroteca

Pablo Llarena
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad