Vidal-Quadras: “O recentralización del Estado o confederación sólo para País Vasco y Catalunya”

stop

REGENERACIÓN DEL ESTADO

Alejo Vidal-Quadras, en Barcelona./ED

20 de febrero de 2014 (22:32 CET)

Su actividad es enorme. Acaba de ser abuelo por segunda vez. Es uno de los políticos que más quebraderos de cabeza le dio al ex President Jordi Pujol. Su discurso combativo en el Parlament, su agilidad mental, y sus afiladas palabras acababan desorientando a Pujol en la cámara catalana. Pero todo cambió.

Alejo Vidal-Quadras (Barcelona, 1945), dejó la presidencia del PP catalán en 1996. El PP de José María Aznar, con su pacto con CiU en el Hotel Majestic de Barcelona cedió su cabeza. Aznar necesitaba los votos de CiU para ser, por primera vez, presidente del Gobierno.

El PP catalán, "lleno de complejos"

Han pasado muchos años. Pero para Vidal-Quadras, el PP catalán “todavía no se ha recuperado, sigue desorientado, y lleno de complejos, después de aquel cambio de estrategia”. Ahora, el eurodiputado, --desde 1999, el PP lo envió a Bruselas, como premio o como castigo, nunca se sabe-- es uno de los impulsores de Vox, junto a Santiago Abascal, mano derecha en su momento de Jaime Mayor Oreja, y de José Antonio Ortega Lara.

Esas amistades, preocupados por la política antiterrorista del PP –continuista, dicen, con la política permisiva de Rodríguez Zapatero-- han llevado a la identificación de Vox con la derecha del PP.

Vox es "el PP auténtico"

Vidal-Quadras lo niega. Este jueves protagonizó el primer acto de Vox en Catalunya. Y, en una entrevista con Economía Digital, clarifica la cosas. “Vox nace como una consecuencia del desvío del PP, que ha dejado de ser el PP”. Es decir, para este eurodiputado, --se vuelve a presentar a las elecciones europeas, ahora en las listas de Vox-- la actual dirección del PP, y, en concreto, el presidente Mariano Rajoy, defienden políticas que no se pueden identificar con el PP, “una fuerza política liberal-conservadora, europeísta, que no haría lo que hace Rajoy”. Vox, por tanto, "representa el PP auténtico".

Alejo Vidal-Quadras siempre tiene un segundo para la ironía. “Si fuera socialista, me haría socialista, pero no lo soy”, asegura, en referencia a las “políticas socialdemócratas de Rajoy”. Es decir, Vidal-Quadras se ha ido del PP porque “ya no es el PP”.

Demasiado peso del sector público

¿En qué se basa? Como han apuntado diferentes economistas, entre ellos David Taguas, que falleció en la madrugada de este jueves de forma sorpresiva –Vidal-Quadras lamenta su muerte en el transcurso de esta entrevista-- el Gobierno español debería haber aprovechado la crisis para afrontar problemas estructurales de la economía española y reducir el peso del sector público, “del actual 48% que pesa en el PIB a un 40%”. Y, “con esos ocho puntos, intentar mantener la base impositiva o, incluso, bajar impuestos para facilitar la recuperación”. “Eso lo habría hecho el PP, no este PP”, sentencia.

Pero hay otras cuestiones que han llevado a Vidal-Quadras a dejar el PP y abrazar un nuevo proyecto político. Vox ha nacido para combatir la actual política económica de Rajoy, pero también para cuestionar el actual estado autonómico, las fallas estructurales de un Estado que “no respeta la separación de poderes”, y la política antiterrorista del Gobierno, además de combatir una “partitocracia corrupta”.

Dos caminos para rehacer el Estado autonómico

Y en todas ellas, Vidal-Quadras tiene sus argumentos. “El actual estado de las autonomías no se aguanta. El ministro Montoro dice que ha sido un éxito, pero no se puede pagar”. ¿Y qué propone Vidal-Quadras? “Una recentralización del Estado, con un adelgazamiento de las autonomías, con un mayor poder local, pero con una reducción de municipios, y un menor poder legislativo de las autonomías, aunque sí capacidad de ejecución y gestión”. Ese es su ideario y el de Vox. Pero, ¿Y Catalunya o el País Vasco? ¿Qué alternativa a ese proyecto pudiera haber?

El actual eurodiputado, vicepresidente del Parlamento europeo, no niega, de entrada, otras soluciones, en un momento en el que Catalunya centra la agenda de la política española, con el movimiento soberanista de Artur Mas. “Puede haber dos caminos, o una recentralización del Estado, con un adelgazamiento de las autonomías, con competencias autonómicas en manos locales, aunque con menos ayuntamientos, o un estatus especial sólo para Catalunya y País Vasco casi confederal y recentralización para el resto”.

Vox, la aguja en la dirección del PP

Eso sí, ese segundo camino, “si se produce un consenso, no estaría en contra”, lo ve complicado por “la deslealtad de los nacionalistas, que han demostrado en muchas ocasiones”. En cualquier caso, Vidal-Quadras insiste en tomar ya un camino, porque “lo que no puede ser es seguir como estamos”.

El ex dirigente del PP catalán, insiste, sin embargo, en el papel de Vox. A su juicio, el nacimiento de este partido político puede ser positivo si recoge un voto de posibles abstencionistas que no se sintieran del todo cómodos con las opciones del centro-izquierda. Pero la razón de ser de Vox es ejercer de “aguja que se clava en la actual dirección del PP de forma permanente para obligarla a reorientar sus políticas”.

Democratizar por ley los partidos

Para Vidal-Quadras el PP y el PSOE se han negado a aprovechar la crisis económica para afrontar los problemas estructurales del Estado. “Era la oportunidad para rectificar el rumbo, después de 35 años de democracia y ver los defectos del sistema, pero ni el PP ni el PSOE lo han querido hacer, y por eso han salido partidos políticos nuevos, como Ciutadans, UpyD, o Vox”. “Los dos partidos están rígidamente enquistados en un sistema que ya no funciona”, insiste.

En el caso del PP, la crítica es feroz. “Se debería hacer como en Alemania, y democratizar los partidos por ley”. “En un partido de un presidencialismo autocrático como el PP, la ausencia de debate es total, y, claro, el máximo responsable es el jefe de filas”, es decir, Mariano Rajoy.

Elecciones anticipadas en Catalunya


Con un conocimiento exhaustivo de la política catalana, Vidal-Quadras entra de lleno en el conflicto planteado por el proyecto soberanista. A su juicio, incluso Rajoy, actuará si el President Mas se empeña en convocar una consulta, aunque la invalide el Tribunal Constitucional.

“Rajoy no tendría más remedio que actuar en ese caso”. ¿Cómo? El dirigente de Vox no lo especifica, pero habla de “cumplir la ley”, que pasaría por una suspensión de la autonomía. Sin embargo, Vidal-Quadras, no ve esa posiblidad.

Considera que el llamado proceso acabará en “unas elecciones anticipadas”, de carácter plebiscitario, según Mas. “Con los nuevos resultados en la mano, que podrían dar la victoria a ERC, se podría plantear un pacto, dejando atrás el proyecto independentista”, asegura.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad