El presidente de Vox, Santiago Abascal. EFE

El PP y Vox, al borde de la ruptura por las exigencias de Abascal

stop

Vox reclama derogar las leyes de memoria histórica, igualdad de género y no discriminación del colectivo LGTBI, y una expulsión masiva de inmigrantes

Barcelona, 08 de enero de 2019 (18:36 CET)

El PP y Vox están al borde de la ruptura de las conversaciones después de que la formación presidida por Santiago Abascal haya presentado este martes su batería de peticiones a cambio de dar su apoyo a la investidura del candidato de los populares a presidir la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla. Un documento que los populares han calificado de "inaceptable".

Además de declarar que no dará apoyo en el Parlamento andaluz a "la implantación de presupuesto" o el desarrollo de leyes que considere "ideológicas" o que en su opinión "vulneran derechos y libertades", entre las cuales coloca la de violencia de género, reclama la derogación de la misma, para acabar, dice con la "lluvia masiva de subvenciones a las asociaciones de feminismo supremacista".

También reclama la derogación de las leyes de igualdad de género, de la igualdad de personas LGTBI y de la de memoria histórica, además de exigir una declaración de junta en contra del actual modelo autonómico y una deportación masiva de inmigrantes.

Expulsión masiva de inmigrantes

El texto conmina a la junta a facilitar a la policía los datos de 52.000 inmigrantes ilegales que según Vox el gobierno andaluz tiene identificados pero cuya identidad no comparte con los cuerpos de seguridad, para que pueda procederse a su expulsión, además de pedir suprimir las ayudas a sin papeles y las subvenciones a asociaciones islámicas. Eso, por lo que respecta a la lucha contra la inmigración, uno de los caballos de batalla de los de Abascal.

También se reclama a la Junta una declaración institucional en favor de la "apertura de un proceso nacional de devolución al Estado de las competencias de Educacion, Sanidad, Justicia y Orden Público".

Vox reclama asimimsmo asistencia legal y económica a los andaluces que residan en otras partes de España para que "no se vean obligados a escolarizar a sus hijos en una lengua regional" o para que no sufran discriminaciones "laborales ni de ningún tipo por razón de su origen y su lengua", y que se garantice el derecho de los padres a excluir a sus hijos de "enseñanzas, charlas, talleres o actividades con carga ideológica o moral contraria a sus convicciones".

Protección al folklore, la caza y los toros

La lista incluye también la creación de una ley de protección de "la Cultura Popular y de las Tradiciones del mundo rural", un paquete en el que se incluye "el flamenco y otras expresiones folklóricas", además de "las tradiciones", "las artesanías" o la Semana Santa, y de otra para proteger la tauromaquia y la caza, y plantea que el Día de Andalucía pase de celebrarse el 28 de febrero a hacerlo el 2 de enero, "en conmemoración de la culminación de la Reconquista".

Menos problemáticas son las medidas de rebajas fiscales (por ejemplo en el tramo autonómico del IRPF) o de recorte de gastos, que se sitúan en la línea de lo ya pactado entre PP y Cs, y que incluyen la reducción de subvenciones a los partidos, sindicatos y patronales o de partidas redundantes.

Un "despropósito" para el PP

Vox presentó el documento en la reunión de este martes por la tarde con el PP. En una primera valoración, fuentes de los populares citadas por EFE consideraron que muchos de los puntos son "un auténtico despropósito" que el PP "no puede respaldar" y que demuestran que Vox no quiere un acuerdo, por lo que le advirtieron de que si no cambia de postura estaría desperdiciando una "oportunidad histórica" para el cambio en Andalucía.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad