Ada Colau mueve un ejército de 150 altos cargos solo en el Ayuntamiento de Barcelona

El gobierno de Comunes y PSC destina 10 millones de euros para las retribuciones de 40 gerentes, 32 directores generales, 72 asesores y 8 comisionados

Ada Colau fue investida como alcaldesa de Barcelona el 13 de junio de 2015. La líder de los comunes llegó a la plaza Sant Jaume de la capital catalana, sede institucional del Ayuntamiento, con la bandera de romper con los privilegios de la casta y gobernar, mayoritariamente, para las clases populares. Pero ha repetido vicios como la abundancia de asesores y cargos puestos a dedo.

A los pocos días de llegar al mando de la ciudad, Colau se alejó de su ideario, conformado en su largo activismo en la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, cuando permitió que su pareja, Adrià Alemany, accediese al cargo de jefe de relaciones institucionales de Barcelona en Comú. En los primeros plenos, Ada Colau se enfrentó a las interioridades de la política, cuando la oposición en bloque impidió una rebaja de sueldo del equipo de la alcaldesa y los regidores.

Más allá del caso vinculado a su familia, hasta la actualidad, la gestión de Colau en el consistorio ha sido marcado por sus conflictos con los grandes sectores económicos de la ciudad (turismo, restauración y grandes eventos) y una polémica maniobra con Manuel Valls, después de quedar en segunda posición en las elecciones municipales del 2019, para salir reelegida como alcaldesa y evitar el aterrizaje de Esquerra Republicana en el ayuntamiento.

El organigrama de Colau

Otra de las banderas que Ada Colau cogía con fuerza, a su llegada a la alcaldía, era la de terminar con los privilegios de los políticos y reducir los correspondientes cargos de confianza. Lejos de la realidad, Colau y sus seguidores ocupan todas las estructuras de poder de los ejecutivos antecesores. 

Sin contar los regidores, el organigrama del Ayuntamiento de Barcelona está formado por 40 gerencias, 32 direcciones generales, 8 comisarios y más de 100 asesores. En este último ámbito, 72 cargos eventuales trabajan directamente para el gobierno municipal de Barcelona en Comú y PSC. El coste total de esta estructura es de 10,8 millones de euros. 

La retribución más alta son los 140.000 euros anuales de Marta Labata, directora general de Barcelona de Serveis Municipals. Una empresa pública, nacida en 2002, con el objetivo de gestionar infraestructuras relacionadas con la movilidad o instalaciones como el Parc del Fòrum, el parque de atracciones del Tibidabo, el Zoo de Barcelona o la zona olímpica de Montjuic. No lejos de Labata quedan situados otros cargos como la gerente del Ayuntamiento, Sara Berbel (103.980 euros) y Agustín Abelaira (105.804 euros), gerente del área de Recursos. 

Las bambalinas del Ayuntamiento

Detrás de los plenos y los actos institucionales, Colau y sus regidores delegan gran parte de sus funciones en un equipo de 72 asesores. Las posiciones van desde los jefes de gabinete de los concejales hasta los miembros de los correspondientes equipos de prensa, pasando por los asesores políticos. 

En este caso, la horquilla de sueldos oscila entre los 58.000 de un asesor estándar y los 70.000 euros anuales de un jefe de gabinete en una tenencia de alcaldía. Las formaciones utilizan la mayoría de estos puestos de trabajo para colocar a simpatizantes del partido. 

El Ayuntamiento de Barcelona no es la única institución dónde Ada Colau pone a gente de su agrado. La victoria en la capital catalana te da el derecho de acceder a otras organizaciones como la Diputación de Barcelona. Después de la Generalitat y el consistorio barcelonés, el organismo supramunicipal es la tercera institución con más presupuesto (1.000 millones). Actualmente, los comunes cuentan con 12 asesores en la Diputación.