Barones de PP y PSOE se unen para evitar un pacto de Sánchez con Cataluña en financiación

Los líderes territoriales piden que Pedro Sánchez no acuerde solo con Cataluña el nuevo sistema de financiación autonómica, como ya hizo el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero con el modelo actual

El presidente de la Xunta, Alberto Nuñez Feijoo, en rueda de prensa. Foto de Archivo

Los ocho presidentes autonómicos reunidos este martes en la cumbre de Santiago de Compostela han firmado una declaración institucional conjunta que consta de 35 puntos donde han acordado reclamar al Gobierno de Pedro Sánchez que el nuevo sistema de financiación autonómica “solo puede ser fruto” de un consenso multilateral, pidiendo que este debate “quede al margen” de los espacios bilaterales entre el Ejecutivo central y cada comunidad. Es decir, que Pedro Sánchez no acuerde solo con Cataluña el nuevo sistema de financiación autonómica, como ya hizo el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero con el modelo actual.

Los presidentes de Galicia, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón, Extremadura, Asturias, La Rioja y Cantabria han firmado una declaración conjunta tras una reunión de casi tres horas de duración y después de que se eliminaran doce puntos del borrador inicial en el que han estado trabajando, según apuntan fuentes conocedoras a Economía Digital.

Estas autonomías han alcanzado así un acuerdo que consta de 35 puntos con diferentes premisas en cuestión de financiación autonómica, local, sanidad, despoblación, educación, dependencia, cogobernanza y el envejecimiento de la población.

Los barones del PP y del PSOE apuntan directamente al Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) como el órgano multilateral adecuado para negociar esta reforma del modelo de financiación autonómica en la que está trabajando el Ministerio de Hacienda, y que se evite hablar de esta cuestión en los espacios bilaterales, como son las reuniones que Sánchez mantiene con el Govern para abordar cuestiones de la llamada ‘agenda catalana’.

Según las fuentes consultadas, existe “mucho recelo” en algunos presidentes autonómicos, como el aragonés Javier Lambán, de que el nuevo sistema se pudiera negociar a puerta cerrada con Cataluña. Además, según avanzan las mismas fuentes, los líderes territoriales han fijado una posición común para que el nuevo modelo de financiación autonómica se fije en los factores determinantes de sus necesidades de gasto reales.

“Además de los costes fijos, la superficie, la dispersión, la baja densidad, la orografía, la baja natalidad o el envejecimiento y sobreenvejecimiento de la población son condicionantes innegables de un mayor coste en la prestación de servicios, cuyo efecto debe cuantificarse de forma completa y ponderarse en mayor medida que en el actual sistema”, señalan.

Un nuevo grupo de edad en materia de dependencia

En materia de la dependencia, los ocho presidentes autonómicos plantean que se evalúe de forma diferencia el efecto de la aplicación de esta ley.

La mayoría defiende que la financiación debe ser suficiente para alcanzar los niveles de cobertura contemplados originalmente en esa norma, y “se realizará conforme se establece en el Informe de la Comisión para el análisis de la situación del Sistema de Dependencia”.

Ante esto, proponen un nuevo grupo de edad a partir de 85 años, donde, según defienden, se concentran un mayor porcentaje de grandes dependientes destinatarios de los cuidados más intensivos del sistema.

Universalizar la educación de 0 a 3 años

En materia de educación, los presidentes autonómicos expresan su “apoyo” al Gobierno central para que “cumpla su propósito” de universalización del acceso a los centros infantiles de 0 a 3 años para facilitar la compatibilización de la vida familiar y laboral.

En cuestión de despoblación, la declaración hace un alegato en defensa de la lucha contra el reto demográfico, planteándose una serie de puntos e instando a que se trabaje a nivel nacional con un “enfoque integral, transversal y consensuado con las comunidades autónomas”.

Blindar el reto demográfico

El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, fue el encargado de inaugurar las comparecencias de los ochos presidentes, asegurando que el coste de los servicios no es igual en todo el territorio. “Hay que tener en cuenta otros elementos como superficie, dispersión, baja densidad, envejecimiento para calcular el coste real de los mismos“.

Alfonso Fernández Mañueco, presidente de Castilla y León./ EFE
Alfonso Fernández Mañueco, presidente de Castilla y León. Foto: EFE

El líder extremeño, Guillermo Fernández Vara, señaló que el modelo de sanidad española, puesto a prueba por la pandemia, y por ello es “muy importante ver cómo financiar el Estado autonómico para abordar la sanidad que se quiere tener. Así, hay retos como la jubilación masiva de gran cantidad de profesionales sanitarios, ya antes de saber “cuánto cuesta” hay que saber “qué modelo queremos tener”.

Por su parte, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, defendió que este acuerdo no es sólo un texto “de trámite o de postureo”, avanzando que esta cita se reeditará, a propuesta del presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, en una nueva reunión a celebrar en la localidad cántabra de Comillas.

No hay acuerdo sobre el lobo

Fue aquí donde la caza del lobo entró también en escena por parte de algunos territorios. Extremadura y La Rioja se descolgaron finalmente de la propuesta de Cantabria para que las ocho comunidades blindaran una posición común de cara apoyar a las regiones que albergan la práctica totalidad de lobos de España para lograr un modelo de coexistencia basado en las medidas ya contempladas en los planes de gestión de esas comunidades.

En un primer borrador del acuerdo se daba cabida a esta premisa, que pasaba por reivindicar al Gobierno de España que “recupere los espacios de consenso y diálogo sobre la gestión y conservación del lobo en el país”, propuesta planteada por el Gobierno de Cantabria y ante la que finalmente no ha habido acuerdo, según ha podido saber Economía Digital.

En la declaración final sí que se incluye una adenda por la cual los otros seis gobiernos presentes en la mesa de negociación —Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cantabria, Asturias, Galicia y Aragón— sí que mostraron su apoyo a la ganadería extensiva, “fundamental en la economía de las zonas rurales”.

La ‘España vaciada’ podría derivar en un “timo”, según Lambán

El jefe del Ejecutivo aragonés, Javier Lambán, advirtió que en una España “del frentismo” en el Congreso de los Diputados, hoy hay ocho presidentes autonómicos que “demuestran perfectamente que es mejor hacer política” dejando atrás ese frentismo, “una excelente noticia”.

Lambán, en su discurso, hizo alusión a los “movimientos” de la España vaciada, “que puede derivar en un timo político de magnitud”, y además supondrán “más atomización del Congreso y más inestabilidad en la política española, dificultando una gobernanza inestable en este país”.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, en rueda de prensa. Foto: EFE

La presidenta de La Rioja, Concha Andreu, valoró la buena marcha de la reunión que servirá de “apoyo al Gobierno de España”. “Espero seguir participando en siguientes conferencias similares”, señaló. Mientras que Adrián Barbón, presidente de Asturias, insistió en que el debate ahora pasa por abordar “una visión ante el problema de la despoblación” para apuntalar un modelo de financiación autonómica que blinde el Estado del Bienestar.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ensalzó “la foto” de Santiago y dijo que es “el gran desastre de España”, ya que “todos los que están aquí” representan al 64% de todo el territorio regional, donde sólo viven el 22% de los españoles. “Es un desastre a los ojos de Europa”, con una nación “de grandes urbes”, donde están las empresas y los ministerios y donde van “los aviones y los trenes”.

El presidente de la Xunta y anfitrión de esta cumbre, Alberto Núñez Feijóo, comentó que “no sólo el hecho de debatir, sino el de acordar, es una excelente noticia en la España actual y la futura”, como lo fue “en la España de la Transición”.

“Hemos sido capaces de llegar a acuerdos, como lo es la Constitución”. Unas palabras que bien podrían ser interpretadas en clave nacional, ya que el presidente del Gobierno no se habla desde meses con el principal líder de la oposición.

Nuria Val