Budó pone a sus órdenes a 15 asesores de Quim Torra para su pulso con ERC

La consellera de la Presidencia y portavoz vuelve a engordar su departamento en plena batalla electoral con Esquerra

Pere Aragonès y Meritxell Budó, vicepresidente y portavoz del Govern de la Generalitat, respectivamente | EFE/Archivo

Pere Aragonès y Meritxell Budó, vicepresidente y portavoz del Govern de la Generalitat, respectivamente | EFE/Archivo

No hay espacio que ceder, ni soldado que desaprovechar en la guerra que mantienen Junts per Catalunya y ERC ante las elecciones catalanas del 14 de febrero.

La inhabilitación de Quim Torra dejó una extraña situación en el Palau de la Generalitat. No solo por el vacío de poder en la presidencia, sino también por la orfandad de su basto personal eventual. 

Podría pensarse que lo lógico hubiera sido cesar a los cargos que dependen de un presidente inexistente, o que todos estos cuadros hubieran pasado a depender del presidente interino —el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès (ERC)—. Pero no.

En una sola maniobra, la consellera de la Presidència, Meritxell Budó (JxCat), los ha puesto bajo sus órdenes. Porque no hay espacio que ceder ni soldados que desaprovechar.

Budó, récord de asesores en funciones

¿Cómo lo ha hecho? Aprobando una sencilla resolución gubernamental, en virtud de la cual todo el personal eventual que prestaba funciones de asesoramiento y de apoyo directo al presidente pasa a estar a disposición de la secretaría general de la conselleria de Presidencia, es decir, de la número dos de Meritxell Budó.

Con esta maniobra, la consellera de Presidencia ha engrosado su departamento con 15 altos cargos y ha absorbido una buena parte de los resortes que tenía a su disposición Torra.

Entre los 15 altos cargos que estaban al servicio de Torra y que Budó ha fagocitado de un plumazo figuran profesionales de todo tipo: el jefe de gabinete de relaciones externas, el de relaciones institucionales, su jefa de comunicación, el coordinador de su oficina y el coordinador de políticas internacionales.

Esto para comenzar. Pero hay más. Budó también tiene a su cargo a asesores de políticas estratégicas, de políticas sectoriales, a la secretaria del presidente, a la adjunta del gabinete de comunicación, a tres adjuntos en el gabinete de Relaciones Externas, a un responsable de la residencia del presidente y a otros asesores para redes sociales.

El imparable fortalecimiento de Budó

Budó, que desde que entró en el Govern ha estado bien conectada tanto con Waterloo como con Lledoners, culmina así su escalada dentro de la Generalitat aunque en funciones.

La consellera de Presidencia aterrizó en el Palau de la Generalitat en marzo de 2019 para sustituir a Elsa Artadi, que decidió buscar refugio en el Ayuntamiento de Barcelona.

Budó, que era alcaldesa de La Garriga, llegó bendecida tanto por Lledoners (es de la confianza de Jordi Turull) como por Waterloo y ha mantenido ambas consideraciones.

Forma parte de un clan de mujeres fieles al líder huido, entre las que debe citarse a Lourdes Ciuró, Míriam Nogueras, Montserrat Morante y, cómo no, Elsa Artadi. Todas ellas amigas y todas ellas con puesto y sueldo en el proyecto puigdemontista.

En otro momento no habría dudas respecto a incluir en esta lista a Laura Borràs para completar una lista de Las mujeres de Puigdemont.

Pero no es así ahora, puesto que desde que Borràs optó por lanzarse a la carrera de las primarias de JxCat sin obtener el aval explícito de Puigdemont algo ha cambiado. 

Borràs intentará hacerse con la victoria este fin de semana como candidata efectiva de JxCat a la presidencia de la Generalitat. Algunos la sitúan como favorita por su capacidad para conectar con las bases independentista. Pero en los últimos días, su rival, el conseller Damià Calvet, ha logrado importantes apoyos de los presos de Lledoners. La suerte de Budó, alineada con Lledoners, también se juega en estas primarias.