Campo se desmarca de la reforma de los delitos de opinión de Podemos

El ministro de Justicia advierte que la derogación de los delitos de injurias contra la Corona o enaltecimiento del terrorismo no son propuesta de su departamento

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, recorre los pasillos del Senado en la última sesión de control al Gobierno. EFE/ David Fernández

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, recorre los pasillos del Senado en la última sesión de control al Gobierno. EFE/ David Fernández

El Partido Socialista y Unidas Podemos han vuelto a escenificar sus diferencias con motivo de la inminente reforma del Código Penal que afectará a los delitos relacionados con la libertad de expresión. El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha advertido que la proposición de ley que ha presentado la formación de Pablo Iglesias no ha sido fruto del consenso.

Los dos partidos no han sido capaces de ponerse de acuerdo para llevar un texto conjunto al Congreso de los Diputados. Por eso, el titular de Justicia se ha desmarcado ahora de la iniciativa de sus compañeros, que se han adelantado y han tramitado con mayor celeridad la normativa en la cámara. “No es la propuesta del Ministerio”, ha lamentado en una entrevista en 7TV Andalucía.

El grupo parlamentario de Unidas Podemos ha registrado una reforma legal que pretende derogar directamente algunos delitos como el de injurias a la Corona, a las instituciones del Estado, contra los sentimientos religiosos e incluso el de enaltecimiento del terrorismo. Un movimiento que se ha acelerado por la celebración del mediático juicio contra el rapero Pablo Hásel.

La formación morada ha tomado la delantera a las intenciones de los socialistas que también preparaban un texto para modificar algunos de estos delitos relacionados con la opinión de la ciudadanía en el Código Penal. Sin embargo, todavía no habían presentado los detalles cuando sus socios de gobierno han registrado la proposición de ley en el Congreso de los Diputados.  

Campo niega una descoordinación en el Gobierno

A pesar de que el Partido Socialista y Unidas Podemos han vuelto a tomar caminos paralelos en una reforma de calado, Campo ha negado que haya habido un problema de comunicación en el seno del Gobierno. “No hay descoordinación en materia de Justicia”, ha expuesto.

Las diferencias entre los miembros de la coalición ya han sido visibles a lo largo de la legislatura en otras materias como la regulación de los desahucios, el sueldo mínimo, los indultos contra los presos del procès, la reforma laboral o la crisis migratoria de Canarias.

El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias (d), y el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique llegan al Congreso. EFE/Chema Moya

El ministro de Justicia ha admitido que la formación morada tiene legitimidad para para tomar sus propias iniciativas parlamentarias, aunque ha puesto en valor el trabajo que se realiza en el Consejo de Ministros: “donde hay coordinación y solo sale un acuerdo”.

El PSOE no da pistas sobre su propuesta

Juan Carlos Campo ha dejado bien claro que la propuesta de derogación de Unidas Podemos no ha surgido de su departamento, pero no ha aclarado exactamente la postura de los socialistas. El ministro defiende que hay que hacer un análisis para ajustar “los límites y extremos” del marco legal pero no especifica si directamente apuesta por suprimir esos delitos.

“Es necesario repensar y conjugar un derecho fundamental como la libertad de expresión con situaciones límites”, ha expresado el ministro de Justicia.

Campo se ha mostrado a favor de llevar a cabo una reforma del Código Penal que afecte también a los delitos de odio, de injurias, de enaltecimiento del terrorismo o contra los sentimientos religiosos. “Todo lo que sea incitar a un debate público y social sobre una situación, es bienvenido y no debería tener nunca el reproche del derecho penal”, ha agregado.