Cataluña quiere limitar los aforos religiosos a 100 personas tras el escándalo de la Sagrada Familia

El Govern estudia más limitaciones en aforos de Iglesias y centros de culto tras la polémica por la beatificación en la Sagrada Familia

La Dirección General de Asuntos Religiosos ha propuesto limitar a un centenar de personas el aforo en asuntos religiosos, tras la polémica con la beatificación de la Sagrada Familia del pasado fin de semana y las declaraciones contradictorias entre miembros del Govern y del ayuntamiento de Barcelona. 

El Procicat valorará este lunes limitar todavía más el aforo en establecimientos religiosos que propone la conselleria de Justicia. El departamento presidido por Ester Capella pretende evitar que se sucedan “nuevas concentraciones multitudinarias como las producidas en la Sagrada Familia, pese a que cumplían con la normativa del 30% de aforo con unas 600 personas.

Justicia ha trasladado su malestar al Arzobispado de Barcelona por lo que consideró una “desproporcionada e inoportuna” concentración de personas en la beatificación del sábado. Pese a ello, el actor contaba con la presencia del director general de Derecho y de Entidades Jurídicas, Xavier Bernadí, así como la de teniente de alcaldía de Barcelona, Albert Batlle, y del comisionado de Diálogo Intercultural y Plurarismo Religioso del ayuntamiento, Khalid Ghali

Batlle ha defendido que el acto “se hizo siguiendo las instrucciones del propio Departament de Salut. Está dentro de las excepciones, con un aforo inferior al 30%. Sobre las críticas lanzadas por el concejal de Derechos de la Ciudadanía. Comisionado de Participación y Democracia Activa Marc Serra al acto, ha recordado en una entrevista a RAC1 que el comisionado de Diálogo Intercultural y Pluralismo depende del área del concejal de los comunes. 

El arzobispado, “desconcertado”

La sitaución que se ha generado ha causado mucho revuelo. Pese a que se trataba de un acto autorizado, la Generalitat ha decidido abrir un expediente parra investigar el motivo de la gran cantidad de aforo. El Arzobispado, que estaba “desconcertado”, ha perdido disculpas por la convocatoria mientras ha aefado a ayuntamiento y Generalitat que fueran conocedores del suceso. 

El acto religió reunió a 15 obispos y a unos 580 asistentes. Los organizadores del evento preveían la participación de 200 personas más, que finalmente no pudieron llegar debido a los confinamientos perimetrales impuestos los fines de semana en las ciudades catalanes, que evitan la circulación por el municipio. 

Incluso así, el total de asistentes supondría un aforo de menos del 30% de la capacidad de la basílica, por lo que entraría dentro de las restricciones vigentes dictadas por Protecció Civil. Según este baremo, la Sagrada Família podría acoger eventos de hasta 900 personas.

“Sentido común”

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha criticado que casi 600 personas participaran este sábado en una ceremonia en la Sagrada Familia de Barcelona pese a las restricciones por Covid-19: “Es una cuestión de sentido común, y también del mensaje”.

En una entrevista en Catalunya Ràdio, ha lamentado que las imágenes del acto pueden transmitir el mensaje de que “para según qué cosas no hay restricciones”. Las críticas se han sucedido desde el sector de la cultura, que veían con asombro la imagen de la beatificación mientras cines y teatros siguen cerrados.