Clamor contra Colau por un tanatorio en el centro de Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona convoca una reunión entre la promotora de un tanatorio y los vecinos afectados, perno no acude ningún concejal

El Ayuntamiento de Barcelona reunió este lunes a los promotores de un nuevo tanatorio en el barrio de Sants con los vecinos que se oponen al proyecto. Como era de esperar, estos últimos se mostraron muy críticos contra la empresa promotora, Funeraria San Ricardo, pero aún más contra la alcaldesa, Ada Colau, a la que responsabilizan de que los coches fúnebres puedan desfilar por delante de sus domicilios.

La modificación de las ordenanzas funerarias acordada en 2017 posibilita que se ahora se puedan instalar tanatorios en el centro de Barcelona. Con esta modificación normativa, Colau no consiguió tirar adelante una funeraria municipal, tal como prometió, sino que abrió la puerta para que las empresas privadas del sector se puedan instalar en cualquier punto de la ciudad.

Cuando uno de los vecinos preguntó “¿Quién cambió la normativa para que los tanatorios puedan estar en el centro de la ciudad?, una multitud respondió, a coro, “Colau, Colau, Colau…”. En el auditorio de las Cotxeres de Sants se reunieron 500 vecinos.

Los asistentes se indignaron cuando se les comunicó que no asistiría el concejal del distrito, Marc Serra, de Barcelona en Comú, porque precisamente este lunes acompañaba a la alcaldesa en un viaje a Madrid. Entonces, parte de los asistentes coreó: “cobarde, cobarde”.

Quien dio la cara por el Ayuntamiento fue la gerente del distrito, Sonia Frías, y la directora de planeamiento de ecología urbana, Amalia Mateos, pese a ser cargos técnicos y no políticos.

Frías recordó que la modificación de las ordenanzas fiscales, que precisamente posibilitan la apertura de nuevos tanatorios, se aprobó en un pleno del 2017 con el voto a favor de todos los grupos políticos municipales excepto el PP, que se abstuvo. Precisó que, con esta modificación, se perseguían dos objetivos: el primero, “romper el monopolio” en la prestación de servicios funerarios, en un supuesto intento de liberalizar el sector y fomentar la competencia; y el segundo, impulsar una funeraria municipal.

Un tanatorio al lado de la Estación de Sants

En realidad, tal como le recordaron diversos asistentes, lo único que consiguió Colau es que se ahora se instalen tanatorios privados en plena trama urbana. Además del de Sants, existe otro proyecto en Sant Gervasi.

Frías señaló que este “no es nuestro modelo”, aunque reconoció que no pueden vetarlo si los promotores cumplen los requisitos legales.

El proyecto se encuentra en estos momentos en exposición pública. Los servicios de arquitectura y movilidad municipales deben aportar todavía sus informes, así como patrimonio de la Generalitat porque el edificio donde se proyecta el tanatorio, la histórica fábrica modernista Germans Climent, está catalogado.

Hasta hace unos meses, en este edificio había un happy park, el primer parque de bols que se abrió en Barcelona hace 25 años. De parque infantil pasará a tanatorio. Los propietarios del edifico no renovaron el contrato de alquiler y decidieron arrendarlo a Funeraria San Ricardo.

Castellers y coches fúnebres

Durante la asamblea informativa, tomaron la palabra vecinos y representantes de entidades que se oponen al tanatorio: a destacar, los Castellers de Sants, que son sus vecinos y que utilizan un espacio común con el futuro tanatorio para sus fiestas y exhibiciones. Pese a que una responsable de los castellers insistió en que no eran compatibles los dos usos, el arquitecto del proyecto indicó que no ellos no tenían problemas con las actividades de sus vecinos.

También intervinieron representantes de las guarderías y escuelas que se encuentran a menos de cien metros. Una vecina incluso retó a la alcaldesa a instar una moratoria: “si lo hizo con los hoteles porque no lo va a hacer con los tanatorios en el centro de Barcelona”.

En la reunión también participaron los propietarios de Funeraria San Ricardo, Enrique y Alejandro Albiol, padre e hijo, pese a que solo este último intervino durante unos segundos.

A preguntas de Economía Digital antes de iniciarse la reunión, Enrique Albiol aseguró que “no tenemos socios”. Insistió en que detrás de esta empresa solo se encuentra su familia.

Albiol padre e hijo regentan una agencia de seguros Ocaso. Un directivo de esta compañía aseguró que no tienen ninguna relación ni accionarial ni comercial con la promotora del nuevo tanatorio.

Según el proyecto, contará con cuatro velatorios. El arquitecto indicó que la previsión es de realizar un máximo de tres o cuatro servicios funerarios al día. Añadió que encargaron un estudio de movilidad que apunta que el tanatorio sobre incrementará el tráfico en las dos calles adyacentes en un 1%. Los vecinos asistentes se lo tomaron a burla.

El concejal Marc Serra, ausente en la reunión de este lunes, se comprometió a reunirse con los portavoces de la plataforma que se opone al tanatorio este jueves. En el pleno del día siguiente, el equipo de gobierno de Colau someterá a votación la venta del 15% que el Ayuntamiento ostenta de la empresa Serveis Funeraris de Barcelona (SFB). El 85% está en manos de Mémora. Con esta operación, el consistorio espera obtener 28 millones de euros.