Colau aún no ha calculado el impacto de los disturbios un mes después

El Ayuntamiento de Barcelona se solidariza con los comerciantes afectados por los disturbios pero sin ofrecerles medidas concretas

El Ayuntamiento de Barcelona todavía no ha calculado el impacto que los disturbios callejeros de las últimas semanas han causado en los sectores económicos de la ciudad. Los desperfectos en el mobiliario y bienes públicos se evalúan en más de tres millones de euros, pero no disponen de datos sobre los perjuicios que han ocasionado a las empresas.

A una pregunta del PP, la concejal de Comercio, la socialista Montserrat Ballarín, indicó que aún están trabajando con los sectores afectados para hacer una “evaluación cuidadosa” del impacto que los disturbios han causado en la economía barcelonesa. Los incidentes se iniciaron el 14 de octubre cuando se hizo pública la sentencia del procés. Ya ha transcurrido más de un mes.

En la comisión municipal de economía que se reunió este miércoles, los grupos municipales aprobaron por unanimidad dos propuestas presentadas por Ciudadanos y Barcelona pel Canvi en las que instan al gobierno de Ada Colau a poner en marcha medidas para revertir las pérdidas que los disturbios han ocasionado en el comercio. Sin embargo, en las propuestas no se mencionan medidas concretas. Las dejan en manos del equipo de gobierno.

Propuestas sin contenido

En realidad, las dos propuestas aprobadas están vacías de contenido. Se limitan a una declaración de intenciones. Ni siquiera el Ayuntamiento dispone de datos aproximados sobre los perjuicios que han sufrido sectores como el turismo, la restauración o los comercios del centro de Barcelona.

Eva Parera, de Barcelona pel Canvi, lanzo la idea de que los comercios puedan exponer su mercancía en la calle sin pagar la tasa de ocupación durante el periodo navideño o permitirles abrir más días.

La socialista Ballarín indicó que ya están realizando acciones en favor del comercio. Mencionó el ahorro de horas de iluminación de las calles o el apoyo a determinadas campañas comerciales. Descartó conceder ayudas directas a los comercios. Indicó que eso no se ajustaría a la legalidad.

Luz Guilarte, de Ciudadanos, reprochó al gobierno de Colau que no haya dado un “espaldarazo” a los comerciantes. Indicó que el comercio del centro de la ciudad ha registrado pérdidas de entre el 30 y el 50% durante los días de los incidentes, según datos de la asociación Barcelona Oberta.

Jordi Castellana, que preside la comisión municipal de economía en representación de ERC, repitió la condena a los disturbios callejeros, pero insistió en que tienen un origen político: “la inestabilidad política genera inestabilidad económica”.