Los Comuns ofrecen un gran pacto programático a ERC

El partido morado pone como "línea roja" que Junts no pueda condicionar al Govern, aunque aceptarían los votos del partido de Puigdemont "gratis"

El vicepresidente con funciones de presidente, Pere Aragonès, tras anunciar la ruptura de negociaciones con Junts y la exploración de un Govern en solitario / EFE

El vicepresidente con funciones de presidente, Pere Aragonès, tras anunciar la ruptura de negociaciones con Junts y la exploración de un Govern en solitario / EFE

Conversaciones a contrarreloj entre ERC y los Comuns para intentar desencallar una investidura. Los dos partidos se han citado en el Parlament este lunes por la tarde con el objetivo de explorar una vía alternativa. La formación morada se abre a rubricar un pacto con rapidez con cuatro ejes: salud, acción climática, feminismo y reactivación económica.

Los equipos negociadores de los republicanos y En Comú Podem se han dado cita en los despachos de ERC en el Parlament, donde se han abordado materias como acción climática, feminismo y reactivación económica. Ambos partidos han escenificado la sensación de que pueden conseguir un acuerdo en poco tiempo.

Los republicanos dan carpetazo a las negociaciones con Junts, de los que esperan que cumplan su palabra y permitan desbloquear la investidura si al final no llegaban a un acuerdo. ERC insiste en que su apuesta es un Govern en solitario pese a tener únicamente 33 diputados.

Los Comuns exigen a Junts sus votos “gratis”

Los Comuns insisten en entrar en el Govern, aunque no cierran la puerta a apoyarlo desde fuera siempre que Junts quede fuera de la ecuación. ERC ha puesto encima de la mesa el acuerdo cerrado con la CUP que provocó el enojo del partido de Puigdemont, sobre el que han pedido que se respete lo que figura en el mismo.

El partido de Jéssica Albiach solo aceptaría el apoyo de Junts si ofrecen sus votos “gratis”, parecida a la operación llevada a cabo por Ada Colau en 2019, cuando hizo valer los votos gratis de Manuel Valls para conservar el ayuntamiento de Barcelona tras la victoria por la mínima de Ernest Maragall.

Uno de los puntos del acuerdo ERC-CUP sobre un nuevo “embiste democrático” al Estado podría convertirse en un escollo. Sin embargo, desde la formación de Ada Colau insisten en los dos años de margen que los anticapitalistas dan a la vía de la mesa de diálogo, algo que podría fructificar sin Junts “reventando” las conversaciones.

El PSC, la alternativa inviable a Puigdemont

La única alternativa al apoyo de los Comuns es la negociación con el PSC, algo que parece poco probable ante los vetos cruzados entre socialistas y republicanos. El partido de Salvador Illa no aceptará ningún acuerdo que suponga renunciar a una presidencia que reclaman para sí mismos al haber ganado las elecciones.

Los Comuns creen que podría ser una alternativa, y que tras un pacto ERC-Comuns podría obligarles a desencallar la situación. El partido morado cree que los socialistas deberían entender el cambio de era que supondría sacar a Junts del Govern, algo que a su juicio les obligaría a justificar mucho por qué se han desencadenado unas nuevas elecciones.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para estar informado con las últimas noticias sobre política en Cataluña