El Gobierno defiende «la legalidad y la utilidad» de los indultos tras conocerse que el Supremo los revisará

Tras anunciar el Supremo que revisará los recursos sobre los indultos a los independentistas, el Gobierno considera que la situación en Cataluña "no tiene nada que ver con la de 2017 o 2019" y se siente "muy satisfecho de ello"

El Gobierno de Pedro Sánchez está orgulloso de los indultos que concedió a los líderes independentistas. La ministra portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha defendido este martes la «legalidad» de todas sus actuaciones tras conocerse que el Supremo los revisará, tras una alteración en los magistrados que componen la Sala.

«Especialmente, el Gobierno defiende la legalidad de todas sus actuaciones, de todas, y en el caso de los indultos no sólo la legalidad, sino la utilidad, en aras a la convivencia y la recuperación de la normalidad en Cataluña», ha insistido Rodríguez.

A ojos de la portavoz del Gobierno, la situación en Cataluña hoy «no tiene nada que ver con 2017 o 2019». «Los delitos de odio han bajado un 62% y es incontestable que la situación política en Cataluña no tiene hoy nada que ver», ha afirmado.

«El Gobierno está muy satisfecho»

«El Gobierno está muy satisfecho de ello», ha zanjado Rodríguez en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, presidido en esta ocasión por la vicepresidenta primera Nadia Calviño al encontrarse Pedro Sánchez en Davos.

Fuentes del Ejecutivo han precisado que el «diálogo» ha sido la clave para desatascar el problema, y que continúa entre Sánchez y Pere Aragonès a día de hoy.

Y es que, según Rodríguez, el cambio se ha producido por continuar en esta senda, un camino «a seguir» que ha permitido solucionar los problemas y no generarlos.

«Uno de los grandes problemas que tenía el país era este y hoy ya no lo es», ha concluido Rodríguez.

Cambios en los miembros de la Sala del TS

Este cambio de parecer de la Sección Quinta de Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo sobre una decisión anterior, del pasado mes de enero, que rechazó todos los recursos, particulares y de los partidos (PP, Vox y Ciudadanos), contra los indultos a los líderes independentistas en prisión, al estimar la falta de legitimación activa alegada por la Abogacía del Estado, ha pillado a contrapié al Gobierno.

Contra esa decisión, los recurrentes presentaron un recurso de reposición que ahora ha visto una sala alterada por la jubilación del entonces presidente Segundo Menéndez, sustituido por el también progresista Octavio Herrero, y ante todo por la salida de Ángeles Huet, reemplazada por la conservadora Inés Huerta, que ha sido quien ha desequilibrado a balanza.

Fuentes jurídicas han informado a Efe de que la Sección Quinta de Sala de lo Contencioso Administrativo ha estimado por un solo voto los recursos de reposición de los demandantes contra la decisión de esta misma Sala de no revisar la concesión de los indultos.