Espadas salta al ruedo de las primarias del PSOE andaluz mientras Díaz pide “libertad” para la militancia

El alcalde de Sevilla, arropado por María Jesús Montero, anuncia su intención de liderar “un gran proyecto municipalista” que sirva como revulsivo en Andalucía

El alcalde de Sevilla Juan Espadas, interviene en la mesa de debate "Los retos de los gobiernos locales frente al cambio climático", hoy viernes en la Cumbre del Clima en Madrid.- EFE/J.J. Guillén

El líder del PSOE- A, Juan Espadas. EFE

Habrá adelanto del proceso de primarias en el PSOE andaluz y habrá batalla entre los candidatos. Finalmente, y pese a que Susana Díaz se ha negado durante meses a afrontar el debate sobre el liderazgo de su partido, la Ejecutiva Regional ha votado al final de la mañana de hoy por unanimidad el adelanto del proceso de primarias.

En la reunión, de mayoría susanista, ha habido intervención de los críticos que han afeado que la secretaria general haya convocado a la prensa para anunciar este cambio de postura y su intención de presentarse como candidata.

Prácticamente, a la misma hora en que Díaz explicaba las razones que la han llevado a reconsiderar su postura –“hubiera preferido que se respetara el calendario, que hubiera habido un debate sereno de ideas, antes que de nombres”-, Juan Espadas, alcalde de Sevilla y candidato del sector renovador, trasladaba en el marco de un acto en Alcalá de Guadaíra (Sevilla) junto a la ministra portavoz María Jesús Montero, su intención de presentarse a las primarias en el PSOE-A.

Hasta ahora, el candidato del sector renovador había sido evitado pronunciarse oficialmente como la alternativa a Díaz, pero el acto de hoy ha sido el elegido para exponer abiertamente su intención de liderar “un gran proyecto municipalista” que sirva como “revulsivo” de Andalucía. “Pueden contar conmigo”, ha dicho Espadas.

“Gracias por haber tenido algunos la paciencia de esperar a que esta decisión se produjera”, ha deslizado como recado para todos aquellos que le han afeado su falta de decisión a dar el paso. Con todo, Espadas no tiene intención, por el momento, de abandonar la Alcaldía de Sevilla, la más importante que tiene el PSOE en toda España. La salida del Ayuntamiento, según su entorno, se producirá cuando se convoquen las elecciones autonómicas, previstas oficialmente para diciembre de 2022.

Poco más ha declarado Espadas en una mañana en la que se ha escenificado ya el enfrentamiento entre las dos facciones del partido. Lo que queda por delante es fijar el calendario oficial –que se buscará consensuar entre Ferraz y Andalucía- que pasa por presentación oficial de candidaturas, recogidas de avales y votación de la militancia en primarias. Con todo, el proceso no se alargará más de cinco semanas.

Ferraz impone su calendario tras el desastre del 4M

Pero no es que Díaz haya rectificado su postura, es que no le quedaba más salida. En la noche del miércoles, la líder andaluza se enteró por la Cadena Ser, como ella misma ha confirmado a preguntas de la prensa, de que la dirección del PSOE iba a convocar de oficio, en una reunión de la Ejecutiva federal prevista para esta tarde, el proceso de primarias para elegir candidato socialista a la presidencia de la Junta de Andalucía.

Por lo que más que una razón estratégica, lo de hoy es un gesto meramente cosmético de exhibición de fuerza ante su Ejecutiva que ilustra, una vez más y pese a las treguas temporales que se han dado todo este tiempo, la profunda brecha existente entre Ferraz y San Vicente desde aquellas primarias de 2017 a la secretaría general del PSOE en que Susana Díaz perdió, contra pronóstico, frente a Pedro Sánchez, cuya hoja de ruta, entonces, fue presentarse como el abanderado de la militancia de a pie y no del aparato.

La secretaria general del PSOE andaluz, Susana Díaz. EFE/Julio Muñoz

Los mismos argumentos que utilizó Pedro Sánchez en su día son a los que ahora se aferra Susana Díaz. Bajo el argumento de la “libertad” de la militancia –concepto manoseado durante la campaña de las elecciones madrileñas-, Susana Díaz ha solicitado un “proceso garantista, sin imposiciones y con plena autonomía” en la que se respete el principio de “un militante, un voto”.

La andaluza, con más de 44 mil militantes afiliados, es la federación más importante que el PSOE tiene en toda España. Razón por la que el entorno de Díaz reclama “autonomía plena” y critica que desde Ferraz se haya decidido unilateralmente a imponer un nuevo calendario de congresos.

En este sentido, desde la dirección de San Vicente alegan que ante los “desastrosos resultados obtenidos tras el 4M” en una campaña diseñada directamente desde Moncloa, en lugar de hacer “autocrítica”, hayan puesto el foco en Andalucía cuando en repetidas ocasiones Juanma Moreno, presidente de la Junta, ha negado la posibilidad de un adelanto electoral de manera inmediata.