Francia inicia su tercer confinamiento en pleno debate sobre la llegada de turistas a España

Francia alcanza una media de 37.000 contagios de coronavirus diarios en la última semana y 5.200 pacientes en las UCI que le ha abocado a un nuevo confinamiento domiciliario

Francia inicia la producción de vacunas. EFE

Los franceses protagonizan este domingo la primera jornada completa de un nuevo confinamiento domiciliario para hacer frente al avance de la pandemia de coronavirus. Se trata de la tercera ocasión en el último año que el Gobierno de Emmanuel Macron se ve obligado a restringir al máximo nivel la movilidad para poner freno a los contagios. Pero es la primera que el debate se cuela en la política española, debido a las facilidades que se ha concedido a los turistas galos para que visiten España durante esta Semana Santa.

El Ministerio de Sanidad acordó con las comunidades autónomas el cierre de todas las regiones durante las fiestas para evitar los desplazamientos por el interior del país y evitar la expansión de la Covid-19 pero no aplicó ninguna medida de bloqueo en las fronteras nacionales, que siguen abiertas para la llegada de cualquier ciudadano de la Unión Europea. En un afán por mantener los principios del acuerdo Schengen de libre circulación, el Gobierno de Pedro Sánchez optó por no imponer restricciones a sus vecinos del bloque.

La decisión ha dejado una situación paradójica. Los ciudadanos franceses no tienen libertad de movimientos en en el interior de su propio país debido al incremento constante de los contagios que ha arrojado una media semanal de más de 37.000 nuevos positivos al día. Sin embargo, sí que pueden acceder a España que ha conseguido evitar el impacto de una cuarta oleada de coronavirus y rebajar la incidencia acumulada hasta los 151 casos por cada 100.000 habitantes.

“Venimos estableciendo desde hace tiempo medidas de control para preservar la situación epidemiológica”, justificó esta semana la ministra de Sanidad, Carolina Darias, tras la reunión del último Consejo Interterritorial de Salud con los consejeros autonómicos.

Francia triplica el número de pacientes críticos de España

La diferencia entre la situación epidemiológica de los dos países se puede observar en los datos de presión hospitalaria. Francia supera actualmente los 5.200 pacientes críticos en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), por encima incluso de la segunda oleada de finales de año. Mientras que España ha rebajado la cifra hasta los 1.892, de acuerdo al último informe del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. Es un 19,1% de las camas disponibles.

En los últimos siete días se han producido en Francia 13.489 hospitalizaciones por coronavirus y 3.074 ingresos en las áreas de críticos.

El aluvión de críticas por la permisividad del Gobierno de España llevó al Ministerio de Sanidad a reforzar su plan de contingencia. No prohibió la entrada de los turistas durante la Semana Santa pero sí que ha solicitado que presenten una prueba PCR negativa de la Covid-19 cuando crucen la frontera por carretera, al igual que se exige en los aeropuertos a los pasajeros procedentes de zonas de alto riesgo epidemiológico.

Francia restringe los viajes por el país salvo por motivos justificados

Mientras que los turistas franceses podrán visitar España siempre que lleven consigo un test negativo de coronavirus, tienen completamente prohibido desplazarse por el país. El Gobierno solo ha autorizado los viajes cuando el objetivo sea dejar a los niños con otras personas de confianza, como los abuelos, o confinarse en otra de sus residencias.

Personas pasean por Francia antes de que entre en vigor el tercer confinamiento domiciliario en el país. EFE

Como resultado, más de 600.000 personas han solicitado formalmente el desplazamiento, adjuntando los motivos específicos que contempla la norma. A la movilidad, se suman otras medidas básicas como el cierre los colegios o de los comercios no esenciales. Más de 150.000 comercios echarán la persiana durante las próximas cuatro semanas.

Francia se convierte en el principal emisor de turistas a España en 2020

Precisamente, las facilidad para entrar en el país a través de los Pirineos ha convertido a Francia en el principal país emisor de turistas a España en un 2020 marcado por la situación epidemiológica. Los ciudadanos galos han desbancado en el primer puerto a Reino Unido. En el pasado curso vinieron 3,87 millones de franceses al país a pasar sus vacaciones en alguna de las ventanas de festivos del año, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

El número de franceses se ha reducido un 65,2% con respecto al año anterior. Sin embargo la caída es mucho menos drástica que las de los otros dos grandes países europeos que conforman el pódium. Reino Unido ha reducido un 82,4% su flujo de visitantes como resultado de las duras restricciones internacionales de viaje que ha impuesto el Gobierno de Boris Johnson, mientras que Alemania lo ha hecho un 78,4%.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.