Junqueras recibe un revés de la justicia europea: rechaza el recurso por su escaño

El TGUE defiende que la eurocámara "no hizo más que transmitir a la institución información sobre una situación jurídica preexistente"

El Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) da la espalda a la embestida de Oriol Junqueras tras la decisión del presidente del Parlarmento Europeo, David Sassoli, de dejar vacante su escaño ante la situación judicial del exvicepresidente de la Generalitat. El líder de ERC estaba en ese momento en prisión provisional a la espera de juicio.

La eurocámara se ha pronunciado sobre el recurso de Junqueras: “El Presidente del Parlamento Europeo no hizo más que transmitir a la institución información sobre una situación jurídica preexistente, derivada exclusivamente de las decisiones de las autoridades españolas”. 

El TGUE ha defendido que la Cámara europea no podía oponer al Tribunal Supremo, que suspendió el mandato de Junqueras por la condena del caso del referéndum ilegal del 1-O. Eso significa que la justicia europea considera que la decisión de la Eurocámara no puede ser objeto de un recurso de anulación. 

El acta de eurodiputado de Junqueras: una larga batalla judicial

Oriol Junqueras tenía que tomar posesión de su cargo como eurodiputado, pero para ello tenía que desplazarse hasta Bruselas. El Tribunal Supremo, que todavía no había dictado sentencia sobre los hechos acontecidos en octubre de 2017, impidió que el electo viajara hasta la sede europea para tomar posesión del cargo, al alegar un riesgo de fuga y la pérdida de control sobre el reo fuera de las fronteras españolas. 

La decisión del Tribunal Supremo vino motivada como consecuencia de las decisiones de la Junta Electoral Central, que consideraban que Junqueras era inelegible a la práctica como diputado ante la gravedad de los delitos por los que estaba acusado, pese a que en diciembre de 2019 el TJUE le reconoció que debería ser admitido como eurodiputado y que señalaba que gozaba de inmunidad desde la proclamación de los resultados. 

Pese a eso, la Junta Electoral Central (JEC) y el Tribunal Supremo determinaron a principios de este año que el dirigente de ERC no gozaba de inmunidad, puesto que estaba condenado en firme a 13 años de prisión e inhabilitado como consecuencia de su participación en el desafío soberanista de 2017.

El doble juego de ERC: frentes judiciales y negociación con el Estado

La decisión se ha desenvuelto en un contexto donde ERC y Junqueras pretenden desmarcarse de la agenda frentista de JxCat. El líder republicano replicó por carta al expresidente fugado Carles Puigdemont, al asegurarle que no renunciará a negociar porque sería “una ingenunidad creer que el diálogo dará frutos tangibles inmediatos, pero 

Junqueras, en una carta publicada en La Vanguardia como respuesta a la de Puigdemont –que criticaba el “pactismo mágico” de ERC por apoyar los Presupuestos de Pedro Sánchez–, fue muy contundente: “Era más cómodo votar que no, pero era una irresponsabilidad” ceder capacidad de negociación en Cs y renunciar a miles de millones de euros”.