Junts confía en el indulto de Rull y Turull para culminar la opa al Pdecat

El partido confía en el respeto que los reos por sedición generan en la formación exconvergente para captar alcaldes huérfanos tras el batacazo de Àngels Chacón el 14-F

Los líderes de Junts Josep Rull (i), Laura Borràs (c-i), Jordi Turull (c-d) y Albert Batet (d), en un acto de la última campaña de Junts. Foto: Julio Díaz

Junts no quiere indultos, pero reconoce que le vienen bien. La formación, que los considera un «insulto» pese a que no se oponen a cualquier medida que «alivie dolor» a los presos y sus familias, admite que dos de ellos –Jordi Turull y Josep Rull– son claves para culminar su proceso de construcción interna donde esperan engullir del todo al Pdecat antes de las municipales de 2023.

Los reos por sedición todavía tienen gran influencia y gozan de gran respeto entre líderes locales y territoriales de su ex-formación. Según han explicado cuadros territoriales de Junts a Economía Digital, son una grata esperanza para captar alcaldes de un Pdecat que cotiza poco como marca electoral tras el pinchazo el pasado 14-F.

«Que vaya Turull a un pueblo a llevarse alcaldes de Junts es factible», explican a este medio las fuentes consultadas. Los ‘junteros’, que aseguran que ya muchos cargos locales del Pdecat han ido haciendo el salto tras las autonómicas, creen que esta situación aceleraría el proceso y ayudaría a engrandecer la base de un partido que todavía está en construcción.

Rull y Turull, pescadores de convergents

Los dos entraron en política de la mano de la vieja CDC, y ocuparon cargos de responsabilidad tanto orgánicos como políticos tanto en el Parlament como dentro del Govern de Carles Puigdemont. Conocen bien la maquinaria convergente, y pueden ser un activo muy útil.

Una parte considerable de alcaldes se quedaron en el Pdecat tras la ruptura con Junts, aunque tras el fracaso electoral en solitario quedarse en su actual partido puede ser un riesgo para su continuidad al frente de los municipios. La líder de la formación, Àngels Chacón, se abrió hace pocas semanas en una entrevista a TV3 a sumar con los ‘junteros’ en 2023.

Antes de las elecciones ya se dieron algunos casos. El alcalde de l’Ampolla (Tarragona), Paco Arasa, pidió el voto por Borràs el 14F tras reunirse con Josep Rull. El primer edil del municipio se había quedado en el Pdecat, aunque terminó por dar el salto a la formación de Carles Puigdemont.

“Este pasado miércoles se me desvanecieron todas las dudas después de compartir durante 2 horas una comida con el exconseller Josep Rull (…) ¿Qué sentido tendría todo, y de qué serviría todo el esfuerzo y sacrificio de qué que están haciendo los que están en la prisión y en el exilio, si fuera presidente el candidato socialista?”, argumentó el alcalde.

Los indultos, un insulto para Junts

Más allá de los beneficios que pudiera tener la libertad de Rull y Turull a nivel interno, la formación rechaza el indulto a los presos del procés como solución política al conflicto, y preparan la maquinaria para desacreditar el gesto del gobierno de PSOE y Podemos. El partido de Puigdemont es inamovible: amnistía y autodeterminación.

La portavoz de Junts en el Congreso, Míriam Nogueras, fue muy explícita a la hora de defender la norma: «No hemos llegado hasta aquí para pedir perdón». La diputada ha asegurado que los reos por sedición no tienen que mostrar arrepentimiento por nada ante un estado que a su juicio «reprime».

Pese a la oposición de Junts, Sánchez prepara los indultos para los presos por sedición, que solo podrán ser parciales –no se les conmutará la pena entera, solo una parte– tras el informe desfavorable del Tribunal Supremo, que señala la falta de arrepentimiento para negarse a la prerrogativa.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para estar informado con las últimas noticias sobre política en Cataluña
Sergi Ill