Junts presiona a ERC con la mesa de diálogo

Se cuestiona si dos años no será demasiado tiempo si el Gobierno mantiene su bloqueo a los ejes de la amnistía y la autodeterminación

El vicepresidente de la Generalitat Jordi Puigneró. Foto: EFE/Toni Albir/Archivo

El vicepresidente de la Generalitat, Jordi Puigneró, ha advertido este sábado que la mesa de diálogo entre el Gobierno de España y la Generalitat podría caer antes de los dos años previstos si no hay avances. El representante de Junts ha amenazado con que el Govern podría volver a retomar la vía unilateral, en una clara presión a ERC, que sí parece apostar por el diálogo.

En una entrevista a la Agencia Efe, Puigneró se ha mostrado escéptico con los posibles resultados que pueda dar la mesa de diálogo tras la negativa del Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a decantarse por los dos grandes ejes del independentismo, la amnistía y la autodeterminación.

Dicha negativa reiterada podría terminar de forma abrupta con la misma mesa, cuya esperanza de vida mínima se fijó en dos años, tiempo que se dieron los partidos independentistas para valorar si merecía la pena mantenerla por más tiempo y darla por terminada.

“Uno de los socios del gobierno de coalición [en alusión a ERC] decidió que quería hacer esta apuesta por la mesa de diálogo. Nosotros [Junts] hemos aceptado estar y participar en ella, con mucho escepticismo, vistos los resultados en el pasado”, ha afirmado Puigneró. “Si vemos que esta mesa, en las diferentes reuniones, se bloquea y no hay avances, pues es evidente que no durará dos años”, ha sentenciado.

Para Puigneró, si la mesa de diálogo no da resultados a corto plazo, querrá decir que el Estado ha actuado de forma unilateral, lo que legitimaría a la Generalitat a adoptar una misma posición para lograr sus objetivos. “Lo de la vía unilateral funciona por los dos lados. ¿O es que no actúa unilateralmente el Estado con nosotros? Y tanto que lo hace. Lo único que debe saber el Estado es que ahora nosotros también estamos dispuestos a hacerlo“, ha sentenciado.

No se trata de la única voz díscola con la mesa en el seno del Govern. De hecho, Junts no se ha mostrado nunca especialmente esperanzado con el proyecto y es que, hace solo unos días, la portavoz de JxCat, Elsa Artadi, también se cuestionó públicamente si haría falta esperar dos años para ver si la mesa daría resultados.

Estas declaraciones provocaron el rechazo dentro del principal partido en el Govern, ERC, pues la secretaria general de ERC, Marta Rovira, le afeó esa reflexión pública y reflexionó que dichas declaraciones debilitan la posición de la Generalitat en el curso de las negociaciones con el Estado.