La Justicia da 48 horas a la Generalitat para justificar el cierre de la hostelería

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña rechaza las medidas cautelares que reclama la patronal del ocio nocturno para reabrir los bares

La Generalitat de Cataluña tendrá que presentar pruebas que demuestren la efectividad del cierre de bares, restaurantes y salas de juego para contener la pandemia de coronavirus. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) le ha dado un plazo de dos días para que justifique la decisión de prorrogar estas medidas drásticas que han obligado a los empresarios a echar la persinana de sus negocios durante la segunda oleada de contagios.

La Justicia ha dado este margen de tiempo al Govern para que presente sus alegaciones, después de que la patronal del ocio nocturno Fecasarm reclamara ante los tribunales la suspensión de todas las medidas. Cataluña cerró toda la hostelería el pasado 16 de octubre durante dos semanas para contener la expansión de la Covid-19. Sin embargo, la escasa evolución epidemiológica le llevó a prolongar la medida más tiempo.

La sala contenciosa del TSJC ha pedido al Gobierno interino de Pere Aragonès que aporte sus justificaciones pero se ha negado a aplicar las medidas cautelares que reclamaban los empresarios para poder reabrir cuanto antes sus negocios, según el auto al que ha tenido acceso la Agencia Efe.

La Generalitat decidió suspender temporalmente la hostelería antes incluso de que el Gobierno de Pedro Sánchez declarase el estado de alarma en todo el país que ha facilitado la clausura de bares y restaurantes en varias comunidades autónomas. Lo hicieron amparados por la Ley de Salud Pública de Cataluña, por lo que el Tribunal Superior de la comunidad autónoma es la entidad competente para decidir finalmente si se impugna o no la decisión.

El sector hostelero ha perdido 43.000 empleos en Cataluña

La pandemia de coronavirus ha asestado un golpe sin precedentes al sector de la hostelería en Cataluña, la segunda comunidad más afectada por detrás de Baleares. Comisiones Obreras ha cifrado la destrucción de empleo en 43.000 puestos de trabajo en un 2020 marcado por las restricciones, la caída del consumo y la falta de turistas internacionales.

Los empresarios llevan semanas advirtiendo de las duras consecuencias de las medidas de la Generalitat. Desde la hostelería hasta la alta cocina, pasando por los establecimientos de ocio nocturno, han reclamado al Govern que vuelva a permitir el consumo en los locales. Una medida que le equipare con otras regiones como la Comunidad de Madrid que no han llegado a cerrar bares ni restaurantes.

Chefs prestigiosos como Ferrán Adriá, Joan Roca, Jordi Cruz o Carme Ruscalleda son algunos de los rostros que han protagonizado estas reivindicaciones. Exigen la reapertura de algunas de las cocinas más prestigiosas del mundo que siguen cerradas por la crisis sanitaria del coronavirus, a pesar de sumar decenas de estrellas Michelín entre todos.

Cataluña incrementa su presión hospitalaria por el coronavirus

La situación epidemiológica ha impedido hasta la fecha a la Generalitat levantar las medidas temporales de contención de la pandemia. Aunque el ritmo de contagios se ha ido reduciendo ligeramente en los últimos días, la presión hospitalaria sigue creciendo. La incidencia acumulada es todavía de 719 contagios por cada 100.000 habitantes. El triple del umbral de riesgo extremo establecido por el Ministerio de Sanidad.

La Conselleria de Salud ha notificado hoy 3.775 nuevos positivos y 141 víctimas mortales de la Covid-19. El número de personas que han perdido la vida en Cataluña ya asciende a 14.886 desde que se inicio la crisis sanitaria en el mes de marzo.

Las plantas de los hospitales catalanes cuentan actualmente con 2.687 pacientes ingresados por coronavirus. Son 52 más que la jornada anterior. La presión sigue siendo muy alta en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) que suman 587 pacientes, aunque son 14 menos que el balance del miércoles.