La UGT pide a Sánchez “celeridad” con los indultos del 1-O

La central registró en julio la petición de indulto total para la exconsejera Dolors Bassa, condenada a 12 años de prisión por sedición y malversación

La UGT, que exige el indulto al menos de la exconsejera catalana Dolors Bassa, ha celebrado este jueves el anuncio del Gobierno de Pedro Sánchez que rema en esa dirección. El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha afirmado en el pleno del Congreso esta mañana que la próxima semana se iniciarán las tramitaciones del indulto a los presos del procés, un primer paso para mantener abiertos los puentes con el independentismo.

“Estamos contentos de que se inicie el proceso de indulto y esperamos que se resuelva positivamente y con la mayor celeridad posible”, ha manifestado el departamento de prensa de la UGT de Cataluña en declaraciones a Economía Digital. El sindicato ha señalado que no ahondará de momento en el asunto pero sin duda ha celebrado la iniciativa del Ejecutivo de Sánchez, aunque animándole a pasar rápido de la voluntad a la acción.

La UGT registró este pasado mes de junio una petición de indulto total para Bassa, exconsellera de Trabajo del Govern de Carles Puigdemont que organizó el referéndum ilegal del 1-O. Los principales sindicatos del país, UGT y CCOO, también han realizado sendas declaraciones en favor de los políticos presos y de buscar menanismos para sacarles de prisión. Para el secretario general de la UGT, Camil Ros, pedir el indulto es “un deber moral”.

La relación de la central con Bassa es extensa, puesto que fue su secretaria general en Girona entre 2008 y 2015, antes de convertirse en diputada de Esquerra Republicana en el Parlament y posteriormente en consejera del Govern. “Es una persona muy comprometida y que queremos mucho”, dijo Ros el pasado enero, poco después de formarse el Gobierno de coalición, que por aquel entonces le generaba “cierta esperanza”.

Como matiz ante el movimiento independentista, el secretario general de la UGT defendió entonces el indulto no como “rendición” sino como un reconocimiento “a nivel político y judicial” de que el 1-O no hubo delito de sedición.

La petición de la UGT

El sindicato informó hace unos meses que había enviado la petición de indulto para Bassa desde mediados de junio a través de los canales correspondientes del Ministerio de Justicia. También anunció la creación de una web con una recogida de firmas a la que se han adherido 3.240 personas hasta ahora. “Dolors aportó mucho a nuestro sindicato cuando fue dirigente y ahora, que continúa formando parte”, se justificó entonces la UGT.

La central aseguró que su posición en este asunto pasa por “encontrar soluciones individuales” al llamado conflicto catalán “mientras no haya soluciones políticas globales”. “Esperamos que esta petición de indulto tenga un camino rápido, ágil y que sea atendida favorablemente”, señaló la UGT, al igual que lo ha hecho este miércoles.

La petición de indulto de la UGT cuenta con las adhesiones de figuras “representativas de la pluralidad de la sociedad” como la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; el secretario general de CCOO en Cataluña, Javier Pacheco; el presidente de Pimec, Josep González; el alcalde de Lleida, Miquel Pueyo; y el rector de la Universitat de Girona, Joaquim Salvi Mas, entre otros.