Las comunidades del PSOE y del PP fuerzan al Gobierno a reformar el decreto de estado de alarma

Un informe de Sanidad prevé la vuelta a la Fase 0 antes que al confinamiento domiciliario

Comunidades del PSOE y del PP están forzando al Gobierno a modificar el decreto de estado de alarma de tal manera que recoja la posibilidad del confinamiento domiciliario para frenar la pandemia. El ministerio de Sanidad, no obstante, tiene previsto poner sobre la mesa otras alternativas como un regreso a la fase 0 de la desescalada.

Los contagios no dejan de aumentar en España y se sitúan ya en 567 casos por cada 100.000 habitantes a nivel nacional, según los últimos datos dados a conocer por el Ministerio tras la reunión mantenida este miércoles con los consejeros de Sanidad en el marco del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. 

País Vasco, Melilla, Asturias, Castilla y León, Andalucía y Ceuta lideran las presiones al ministro de Sanidad, Salvador Illa, para modificar o articular un nuevo decreto de estado de alarma que contemple el confinamiento domiciliario y, según fuentes de gobiernos autonómicos, el Ejecutivo se ha comprometido a estudiarlo una vez transcurran “7 o 10 días” para evaluar las restricciones que ya se aplican (toques de queda, confinamientos perimetrales y cierres de actividades no esenciales).

El Gobierno insistió a las comunidades en que hay medir el efecto de estas medidas antes de seguir con la aplicación de nuevas limitaciones, pero no está cerrado en banda, ni mucho menos, a redactar más restricciones en la línea de lo que exigen varias autonomías.

Con el actual paraguas jurídico resulta inviable ordenar el confinamiento domiciliario en toda España y debería ser con un nuevo decreto o una ampliación del actual, explican a Economía Digital fuentes gubernamentales

El Ejecutivo también recalcó que cada gobierno autonómico deberá de decidir el próximo lunes si sigue manteniendo el toque de queda nocturno o no, al vencer la medida. 

Volver a la Fase 0 

Los consejeros de Sanidad de los distintos territorios acudieron a la reunión con un informe, enviado previamente desde Sanidad, para discutir las posibles medidas que podrían aprobarse en las distintas comunidades, dependiendo de la evolución de su situación epidemiológica.

Según fuentes presenciales, lo más llamativo es que el Gobierno sí que contempla una “especie de alternativa al confinamiento” que se traduce en la vuelta a la Fase 0 con el consiguiente cierre de servicios no esenciales, como hostelería, y una orden más determinada para implementar el teletrabajo.

“Se trata de una apuesta en claro por paralizar todo menos la actividad laboral, asistencial y educativa y, a partir de aquí, ir evaluando cada dos semanas los posibles riesgos. El Gobierno quiere evitar el confinamiento domiciliario y lo que ello supone y nos prepara para un cierre de servicios no esenciales y la mínima actividad, si todo lo anterior no resultase”, informan las fuentes consultadas. 

Sin embargo y desde algunas comunidades como Aragón, que ya ha aprobado el cierre de las actividades no esenciales a partir de las 20:00 horas, piden ampliar las ayudas a los autónomos asegurando que “sacrificar la hostelería para no volver al confinamiento domiciliario implica dar más ayudas al sector ante las graves pérdidas”. 

Los casos positivos de covid-19 en la comunidad aragonesa, por ejemplo, se han incrementado en 24 horas hasta los 814, correspondientes a 4.821 pruebas realizadas el martes, y el 48% de los cuales eran asintomáticos.

Recelos con el Gobierno por Ayuso

La reunión con los consejeros de Salud autonómicos también sirvió para expresar los recelos de varios territorios hacia el Gobierno tras permitir que la Comunidad de Madrid pueda realizar cierre perimetral por días.

Fuentes presenciales en la cita aseguran que el ministro escuchó las críticas de varias comunidades que, también se habrían apuntado a esos “cierres por días” de saberlo. 

A raíz de esto, Illa, en rueda de prensa, dejó claro que el Ministerio de Sanidad acordó con las comunidades que la duración mínima de las medidas contra el coronavirus se mantenga “con carácter general” al menos siete días y si alguna comunidad solicita excepciones, como lo hizo la presidenta Isabel Díaz Ayuso, se tratará de forma bilateral.

“Con carácter general las medidas tienen que tener duración de siete días consecutivos como mínimo y si hay situaciones específicas, que a juicio de una comunidad requieren de una eficacia de siete día no consecutivos, se discutirán bilateralmente con la comunidad concernida”, aseguró el ministro. 

En el caso de que la medida afecte al conjunto del sistema ha dicho el ministro, se someterá a la consideración del Consejo Interterritorial.

Por su parte, la Comunidad de Madrid, que cerró el puente de Todos los Santos, tiene previsto volver a cerrar sólo unos días concretos por el puente de La Almudena, desde las 00.00 del viernes 6 de noviembre hasta las 00.00 del martes 10.

Fuentes del gobierno de Ayuso confirmaron que podrán hacerlo tal y como estaba recogido en un decreto regional publicado a finales de octubre, tras la reunión del Consejo Interterritorial de Salud.

Nuevo recuento de Sanidad

El nuevo sistema de recuento del Ministerio de Sanidad puesto en marcha este miércoles ha añadido 25.042 nuevos casos de covid, con lo que la cifra total de contagios se eleva a 1.284.408, y la de muertos a 38.118, 1.623 más, desde el inicio de la pandemia.

Además, la comunidades han notificado a Sanidad 8.924 nuevos positivos en las últimas 24 horas, y Madrid se sitúa a la cabeza de nuevos contagios, con 1.942; seguida de Cataluña, con 1.616; País Vasco, con 1.166, y Aragón, con 792. Además, la incidencia acumulada (casos por cada 100.00 habitantes) de los últimos 14 días ha sido de 528,75.

Sanidad introdujo este miércoles un nuevo sistema de recuento de contagios, por lo que anunció que podría registrarse un aumento de los casos y las defunciones respecto a las cifras de los pasados meses, mientras que los enfermos ingresados en hospitales y en ucis podrían disminuir.

Entre las novedades introducidas en el recuento, en relación con el anterior cambio en la notificación del pasado 11 de mayo, destacan que se vuelven a reportar como fallecidos los casos sospechosos con un criterios clínico muy alto, independientemente de la prueba diagnóstica, y que se contabilizan tanto los contagios confirmados por pruebas pcr y de antígenos.