Las ideas de Joan Canadell (número 2 de JxCat): la bandera de EEUU es una copia de la catalana

El número dos de la lista de JxCat, gran defensor de Puigdemont, apoya las tesis pseudocientíficas del Institut Nova Historia

La manipulación histórica parece ganar terreno en Junts per Catalunya. El polémico presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona y candidato tras Laura Borràs en la lista de Puigdemont por Barcelona, Joan Canadell, ha defendido abiertamente su adhesión a la entidad pseudocentífica Institut Nova Historia, y ha llegado a afirmar que la bandera de los EEUU es una copia de la bandera catalana. 

En una exposición que hizo ante socios del Institut Nova Història, Joan Canadell dejó entrever que el origen de la bandera de los EEUU podría ser en realidad catalana en una conferencia para la entidad pseudohistórica, que resumió en un hilo de Twitter con los aspectos, a su juicio más importantes. 

El ganador de las primarias de JxCat por Barcelona, Joan Canadell, en su exposición de la supuesta catalanidad de EEUU / INH

Canadell no se corta un pelo: asegura que el origen de la bandera de EEUU se basa en un estardante comercial de una compañía británica supuestamente inspirado en la Senyera de comercio cuyo fundador, el veneciano Sebastián Caboto, era en realidad catalán y su nombre original sería en realidad Sebastià Cabot: “La biografía oficial dice que era veneciano pero todos sabemos que era catalán”. 

No contento con eso, Canadell se dedica a catalanizar a personalidades históricas para justificar su relato: Thomas Cordell sería en realidad Tomàs Cordell, “que yo soy Canadell, y esto suena muy catalanote”, y Francys Drake se convertiría en Francesc Drac, nieto supuestamente de Joan Drac. Además, aseguró que su supuesta investigación apellidos como Draper o Mercer eran en realidad nombres catalanes de oficios. 

¿A qué se debe la catalanización? Según defiende Canadell en su teoría pseudohistórica, a una “documentada nacionalización de extranjeros desde el siglo XVI” donde se dice claramente que los nuevos ciudadanos deberán “transformar sus apellidos a una fonética inglesa: “Encuentro un acta de nacionalización de John Drake que dice que procede del reino de España…”. 

Joan Canadell, lejos de desmarcarse de estas afirmaciones, ha sacado pecho en más de una ocasión de formar parte de la entidad pseudohistórica fundada por el pseudohistoriador Jordi Bilbeny.

El año pasado incluso sacó pecho de pagar su cuota de 200 euros mensuales para el Institut Nova Història, y justificaba la falta de rigor con los medios escasos de la entidad independentista. 

Otros perfiles de JxCat que compran la pseudohistoria: Jordi Puigneró 

No es el único electo de la lista de Junts per Catalunya por Barcelona que compra las teorías acientíficas del INH.

El actual conseller de Polítiques Digitals i Administració Pública, Jordi Puigneró, escribió un prólogo de un libro de Jordi Bilbeny donde defendía que Colón era catalán y compraba el relato de una historia no-oficial de Cataluña. 

Puigneró, conocido por su extravagante propuesta de crear una ‘NASA catalana’, nunca se retractó de abanderar estas posiciones.

El conseller incluso llegó a defender por Twitter que “la censura española de la época reescribió la historia de Cristòfor Colom” e insistió en que España “manipula hoy la realidad del prensente. Una noticia que incluso intentó deslizar el director general de Comunicación del Govern, Jaume Clotet

INH: Da Vinci no pintó las Dolomitas, sino Montserrat

El Institut Nova Història, sin reconocimiento dentro del mundo académico, ha catalanizado a varias personalidades de la historia y la cultura universales. La institución incluso coló un documental acientífico a TV3 donde se aseguraba que Da Vinci era catalán y que las montañas que pintaba no eran las Dolomitas, sino Montserrat.

Según este relato del documental, Da Vinci en realidad sería “De Vinciano” y su escudo de armas demostraría su ascendencia catalana. El apellido del prolífico pintor procedería de los Pirineos Orientales, actual región catalanohablante de Francia, cuyo motivo para trasladarse a la península itálica fue el esconderse por ser cátaro.