Los Mossos alertan a la Policía de que las protestas se radicalizarán todavía más el fin de semana

El mayor Trapero se reúne con los altos mandos policiales y ha solicitado la colaboración de Interior para afrontar las protestas radicales anunciadas para este fin de semana.

Los Mossos d’Esquadra empiezan a preparar los operativos de seguridad para blindar Barcelona ante las numerosas protestas organizadas por los grupos radicales que tendrán lugar durante el fin de semana en Cataluña. Según ha podido saber Economía Digital, el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, ya se ha reunido con los altos mandos de la policía catalana para establecer un operativo conjunto de coordinación con la Policía Nacional.

Con el permiso del Ministerio del Interior, se han dirigido a los miembros de la Unidad de Intervención Policía (UIP), los llamados antidisturbios, para coordinar sus acciones ante la amenaza de numerosos actos radicales “que nada tienen que ver con pedir la libertad de Pablo Hásel“, según viene recogido en una circular interna a la que ha tenido acceso ED.

Los altos mandos de la policía catalana han hecho autocrítica con Trapero, en el complejo Egara, en Sabadell (Barcelona), y consideran que ha habido algunos errores en el operativo y también muchos aciertos, pero la conclusión a la que se ha llegado es que el dispositivo fue insuficiente ante lo que podría darse este fin de semana. Por ello, han solicitado refuerzos al Ministerio dirigido por Fernando Grande-Marlaska para cubrir todas las protestas anunciadas.

La Policía ya tiene identificados a varios miembros de comandos de extrema izquierda “organizados” para el “terrorismo callejero” que nada tienen que ver con las manifestaciones pacíficas que se han desarrollado en algunos puntos de España pidiendo la libertad para el rapero Pablo Hásel. Tal y como publicó ED, estos grupos se organizan vía redes sociales e, incluso, adjuntan protocolos de actuación por si les detiene la policía.

“Lo que hemos visto estas últimas horas no es normal“, reconoció en rueda de prensa el director general de los Mossos, Pere Ferrer. La violencia extrema desplegada el segundo día en Cataluña se saldó con un balance de 33 manifestantes detenidos, 135 contenedores quemados y 14 personas atendidas por los servicios sanitarios, ocho de ellos agentes de los Mossos d’Esquadra.

El inspector y portavoz de Mossos, Joan Carles Molinero, cifró en unos 200 o 250 los alborotadores que causaron los disturbios de Barcelona el primer día entremezclándose con manifestantes pacíficos en las concentraciones. Pero la cifra ha aumentado y los agentes ya se organizan para que este fin de semana puedan cubrir todas las calles en las que ya hay convocatorias de actos y protestas callejeras para evitar ataques a personas, asaltos y los destrozos que estos últimos días han tenido lugar en la ciudad.

Protestas duras este viernes

Los agentes ya están advertidos. Se vienen protestas duras este viernes y serán la toma de temperatura ante un posible aumento de la violencia el sábado y el domingo. El Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes (SEPC), como se hacen llamar, ya ha convocado este viernes una huelga universitaria “por la amnistía y la independencia”.

“La Asamblea de Jóvenes estaremos con vosotros en las calles para defender los derechos y el futuro de todos y todas”, advierten y sostienen que “la juventud de este país está al lado de la libertad y la independencia, plantando cara a la represión”.

Otros grupos de desobediencia civil ya han refrescado los manuales que denominan de “autodefensa” para fabricar “armas caseras” ante los ataques de la Policía. Entre ellos mencionan los láseres “como elemento que puede distraer al oponente y facilitar las acciones inutilizando cámaras”.

Otro de los elementos que citan son las barricadas en medio de las calles: “Los elementos que se pueden utilizar son: contenedoresvallas de obras ligadas con cinta americana o bridas, diques de cemento, árboles cortados (hoz o motosierra), postes de luz (con una radial portátil se pueden cortar)”, explican en redes sociales.

Los Mossos, hartos de los políticos

Las críticas de Junts hacia las actuaciones de los Mossos d’Esquadra ha sido la gota que colmado el vaso para los agentes. Distintas asociaciones han puesto el grito en el cielo y amenazan con plantarse ante estos ataques políticos a un cuerpo que ha defendido todos estos días la seguridad en las calles ante los fuegos y actos vandálicos con varios Mossos y policías heridos.

La Asociación Profesional de Mossos d’Esquadra (APME) afirma en un comunicado que “hieren más los silencios de los políticos que las piedras” de los manifestantes y advierte: “O reconducen de una vez esta situación o haremos el cuerpo de Mossos d’Esquadra ingobernable“.

La asociación lamenta que “cualquier motivo es válido para atacar con total impunidad a la policía” y advierte: “No seguiremos tolerando el insultante silencio, ni la connivencia con quien nos ataca ni la construcción de un relato ficticio en el que se criminaliza permanentemente la actuación policial”.

Por su parte, el sindicato de los Mossos d’Esquadra SAP-Fepol ha criticado que algunos partidos políticos criminalicen al cuerpo y han asegurado que se plantea “firmemente la posibilidad de plantarse”, tras unas declaraciones de la líder de la CUP en las elecciones catalanas, Dolors Sabaté.

Según un comunicado del sindicato, Sabaté ha reclamado públicamente “la prohibición de proyectiles, la dimisión de (Miquel) Sàmper, la disolución de la Brigada Móvil (Brimo), un cambio de modelo de seguridad, el fin de la represión y la retirada de las acusaciones”, y desde el sindicato aseguran que la situación actual ha llegado a un punto insostenible.

Asimismo, han exigido a la Consejería de Interior de Cataluña conocer el motivo por el que estos días no se han activado todos los recursos policiales necesarios para afrontar los dispositivos con mayores garantías, y han recordado que el modelo de orden público de Cataluña está basado en “la proximidad en el diálogo y la distancia en la fuerza”.

Desde el sindicato señalan que los Mossos han hecho el gran esfuerzo de buscar medios de mediación, pero ante la imposibilidad, “el uso legítimo de la fuerza es la única estrategia posible para restablecer el orden público”, y exigen herramientas efectivas que garanticen la distancia con las masas violentas en los dispositivos. Desde el sindicato amenazan con plantarse si no se habla con ellos y así se lo han transmitido este viernes al mayor de los Mossos.