Ministros del PSOE: “No teníamos ni idea de la salida de Iglesias” del Gobierno

Iglesias decidió el jueves junto a su círculo más cercano su salida del Gobierno, que este lunes ha sido aprobada por la ejecutiva de Podemos.

Los ministros Fernando Grande-Marlaska, José Luis Ábalos y Margarita Robles en rueda de prensa. EFE/Ballesteros

Los ministros Fernando Grande-Marlaska, José Luis Ábalos y Margarita Robles en rueda de prensa. EFE/Ballesteros

El anuncio de Pablo Iglesias de dejar el Gobierno para enfrentarse a Isabel Díaz Ayuso en las elecciones a la Comunidad de Madrid ha pillado por sorpresa a los ministros socialistas. El todavía vicepresidente segundo comunicó su decisión a Pedro Sánchez pero no al núcleo duro del Ejecutivo y varios ministros se han enterado este lunes por la prensa. “No teníamos ni idea de la salida de Iglesias”, señala una ministra del PSOE.

El líder de Unidas Podemos meditó esta decisión el jueves pasado junto a su círculo más cercano y este lunes lo comunicó en la ejecutiva del partido, que aprobó la decisión, comentan fuentes de Podemos a Economía Digital. Asimismo, informan que Iglesias se lo comunicó personalmente al presidente y desvelan que “algún ministro estaba también al tanto”.

El batacazo electoral en Galicia y País Vasco puso encima de la mesa de los morados una nueva estrategia para afrontar los comicios en Cataluña. La presencia de las caras fuertes, Ada Colau y Pablo Iglesias, ‘salvo los muebles’ de la formación o así lo consideran. Sin embargo, Madrid es otra historia. El bastión fuerte del PP solo se consigue vencer con la unión de izquierdas. Algo de lo que hasta ahora no estaban dispuestos a hacer, sobre todo, en Más Madrid.

El líder de Podemos abre la segunda crisis de Gobierno en el Ejecutivo de Sánchez, tras la salida de Salvador Illa del Ministerio de Sanidad para lanzarse a ganar el Parlament en los pasados comicios catalanes. Iglesias ha propuesto que Yolanda Díaz ocupe su puesto, mientras su ‘número dos’, Ione Belarra ocupe la cartera de Trabajo. Pero fuentes socialistas frenan al todavía vicepresidente segundo asegurando que “es el presidente quien tiene siempre la última palabra”.

Sánchez deberá valorar y anunciar los cambios próximamente. El líder de Podemos ya ha anunciado que seguirá esta semana negociando la Ley de Vivienda con el ministro de Transportes, José Luis Ábalos. Una reunión que se celebrará este martes para intentar llegar a un acuerdo sobre el precio de los alquileres.

Iglesias obliga a la izquierda a posicionarse

El líder de Podemos obliga ahora a mover ficha a la izquierda. Sólo una candidatura única podría desterrar a la presidenta del PP de la Comunidad e Iglesias ya ha propuesto al líder de Más Madrid la celebración de unas primarias conjuntas.

La nula relación entre Iñigo Errejón e Iglesias ha podido influir, así como el deseo de ‘volar’ fuera de Podemos para no ser absorbidos y seguir ganando terreno, tras los últimos comicios celebrados en la Comunidad. Sin embargo, el movimiento de Iglesias obliga a pronunciarse, de nuevo, a toda la izquierda. Tanto Izquierda, como Más Madrid, incluso al PSOE.

De momento, solo el partido de Alberto Garzón ha aplaudido el paso adelante de Iglesias. El ministro de Consumo ha alabado la “valentía y responsabilidad histórica” del vicepresidente segundo y lo considera: “Un gran acierto”.

“Durante todos estos años Pablo Iglesias nos ha enseñado muchas cosas a la izquierda. El paso que da hoy presentándose como candidato en Madrid para frenar a la ultraderecha es de una valentía y responsabilidad histórica. Y un gran acierto: ¡Sí se puede!”, ha proclamado Garzón en un mensaje en redes sociales.

La formación de Pablo Iglesias abrió durante este fin de semana un proceso de debate interno para analizar y decidir quién sería su candidato a las elecciones en la Comunidad de Madrid. Algunos dirigentes apostaron por tomarse estos comicios en clave nacional e intentar fabricar un ‘efecto Illa’ en la Comunidad con la candidatura de un peso pesado del partido.

La opción de la actual portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid estaba descartada desde el primer momento. Su equipo cerró la puerta a los medios que preguntaban tras el firme anuncio de Ayuso. Su posible inhabilitación por el Tribunal Supremo es motivo suficiente como para que el partido descarte de primeras su candidatura.

Serra está pendiente de la resolución del recurso contra la condena impuesta por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) al entender que participó en unos altercados durante un desahucio en el barrio de Lavapiés en 2014. Fuentes de la formación señalaron que fue la propia Serra quien planteó a la dirección la necesidad de evaluar un plan B que “no pille en fuera de juego” al partido en caso de que, de habilitarse las elecciones, el fallo judicial confirme la inhabilitación antes de la llamada a las urnas.

El anuncio de Ayuso pilló a Podemos sin cara conocida, al igual que al PSOE. Su débil estructura territorial planteaba un revulsivo para no decaer en la capital y seguir arrastrando así una debilidad que ven preocupante desde el partido en el Gobierno.

Fuentes de Podemos insisten en que la candidatura de Iglesias “es lo mejor” para demostrar que al vicepresidente segundo “no le importan los sillones, sino sacar el partido adelante”. Otros, advierten, que “ahora podrá ser más libre”, fuera del Gobierno para hablar todo cuanto quiera y también para relanzar el partido ante los rumores de un más que posible adelanto electoral en 2022.

Falta conocer si el partido de Errejón ‘picará el anzuelo’ y dirá ‘sí’ a la unión de izquierdas para hacer frente a Ayuso en Madrid. Un movimiento que podría ser el definitivo, una OPA de Podemos a Más Madrid en la Comunidad.