Montero y Calvo sellan la paz con una reunión para aprobar la ‘Ley Trans’

PSOE y Unidas Podemos dejan atrás sus diferencias y se reúnen para buscar un consenso entre las dos facciones para aprobar las futuras leyes LGTBI y Trans.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, se han reunido este lunes para sellar la paz y abordar los textos de las futuras leyes LGTBI y Trans, que iniciarán su tramitación legislativa en la primera quincena de febrero.

Calvo y Montero cierran heridas con esta cita, tras el “profundo malestar” de los morados al conocer el registro por parte de los socialistas de una Ley de Igualdad sin contar con ellos.

Fuentes de Podemos señalaron a Economía Digital que ambas formaciones estaban trabajando en esa norma y estaba pactado que la presentara la titular de Igualdad. Sin embargo, los socialistas se adelantaron en su registro y, según los morados, no les avisaron. Fuentes socialistas negaron dichas afirmaciones a ED señalando que “se les había avisado”.

La cita Calvo-Montero cierra posibles enfrentamientos tras mantener una “primera reunión de trabajo” sobre los textos de las futuras leyes LGTBI y Trans, que forman parte del acuerdo del Gobierno de coalición. Ambas dirigentes han convenido en que es necesario “garantizar lo antes posible los derechos LGTBI y de las personas trans”, según fuentes de Igualdad.

Las mismas señalan que los textos ultimados por el Ministerio de Igualdad “cuentan con una nítida garantía jurídica” y se han trabajado con expertos en la materia y con los colectivos implicados. 

El PSOE pidió a Sánchez que frenase a Montero

Los socialistas al fin encuentran interlocución con Unidas Podemos sobre estos asuntos y viceversa. Economía Digital lleva documentando profundos desencuentros respecto a estas leyes debido al poco entendimiento entre unas facciones y otras sobre las leyes a abordar.

Hasta el punto que socialistas, capitaneadas por Calvo, enviaron en noviembre una carta dirigida al presidente del Gobierno para que frenase la propuesta que maneja Montero acerca de la ‘Ley Trans’, conocida como ‘Ley para la Igualdad Plena y Efectiva de las Personas Trans’.

Según pudo conocer ED, Montero buscaba registrar la norma en el Congreso lo antes posible y desde el PSOE siguieron de cerca la medida, que en esos momentos se encontraba en fase de consulta pública abierta. Históricas dirigentes como Amelia Valcárcel, Laura Freixas, Marina Gilabert, Alicia Miyares, Rosa María Rodríguez Magda, Victoria Sendón de León, Juana Serna, se sumaron a la misiva que la exdiputada Ángeles Álvarez envió a Moncloa para pedir al presidente que no abandone el feminismo secular, una posición que siempre ha asumido el socialismo en España.

En resumidas cuentas, la dirigente de Podemos pretendía aprobar una ley para que las personas transexuales puedan modificar su nombre y sexo en sus documentos oficiales sin necesitar informes médicos, como sucede en la actualidad.

Montero también recoge en su norma que los menores de edad puedan rectificar el sexo en el Registro Civil sin el consentimiento de sus padres. Una propuesta que enfada produndamente en el PSOE y entre los colectivos de padres.

Para las socialistas, la ‘ley Montero’ confunde “sexo y género”, al mismo tiempo que “pretende introducir conceptos ambiguos y jurídicamente inseguros como identidad de género o género sentido”, es decir sin necesidad de acudir al médico.

La norma “colisiona con las leyes de igualdad y de violencia de género, y condiciona aspectos y olvidos en las leyes de libertad sexual o de protección de la infancia, como algunos juristas vienen apuntando”, señalaron en su misiva.

Las socialistas exigieron a Sánchez un cónclave entre ambas facciones y este lunes, Calvo y Montero sellaron la paz para encontrar un posible acuerdo que aúne a ambos colectivos. Ambas dirigentes buscan aprobar las normas en febrero y ya anticipan, desde Igualdad, que “habrá más reuniones”.