Sánchez no llamará esta vez a Casado para desbloquear la renovación del CGPJ

El presidente del Gobierno descarta telefonear en persona al líder del PP, por lo que la renovación del Poder Judicial se aplazará al menos hasta septiembre

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, en una rueda de prensa. Foto: EFE/Juanjo Martín

El acercamiento entre socialistas y populares para desatascar la renovación de la cúpula del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha quedado en agua de borrajas. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha advertido que en esta ocasión no telefoneará al líder de la oposición, Pablo Casado, para intentar alcanzar un acuerdo que renueve a los vocales.

Sus palabras se producen precisamente cuando se cumple un año del último gran acercamiento entre los dos partidos para cambiar los vocales del órgano de gobierno de los jueces. Sánchez y Casado llegaron a un principio de acuerdo en el verano de 2020, pero las críticas de Podemos a Juan Carlos I hicieron echarse para atrás a la formación conservadora.

Los nuevos contactos los inició esta semana el nuevo ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, que se citó con la portavoz parlamentaria popular, Cuca Gamarra, para intentar acercar posturas. Sin embargo, la conversación telefónica entre ambos dirigentes acabó sin ninguna novedad y con el compromiso de reunirse de forma presencial en septiembre.

Tras hablar con su mano derecha, Sánchez ha desistido en su intención de desbloquear el órgano de gobierno de los jueces ya este verano, después de que haya permanecido 962 días en funciones debido a la falta de consenso político. “No parece que haya ninguna voluntad del PP de cumplir con la Constitución”, ha advertido el presidente en una rueda de prensa durante su visita a Estados Unidos.

El líder socialista ha cargado contra el Partido Popular por no haber facilitado un acuerdo en los últimos tres años. Su participación es fundamental debido a que es necesario el sí de tres quintas partes del Congreso para renovar los puestos. “Es un bloqueo que no tiene sentido y que es absolutamente inédito”, ha expresado.

Sánchez ha dado por descartado recuperar la propuesta legislativa para modificar el sistema de mayorías en la elección del Poder Judicial, por lo que la única vía pasa por un acuerdo con la oposición. El Partido Socialista y Unidas Podemos ya registraron una normativa para cambiar el método de votación pero las fuertes críticas de Europa la abocaron a un cajón.

La participación de los jueces en el proceso marcará las negociaciones

El nuevo acercamiento para renovar la institución judicial se ha producido justo después de que Pedro Sánchez renovase el núcleo duro de su Gobierno, lo que coloca a los nuevos rostros como interlocutores. Más allá de la selección particular de los magistrados, el punto de fricción se encuentra en el papel que jugarán los propios jueces.

El Partido Popular ha puesto como línea roja que al menos el 50% de la cúpula del órgano de gobierno de los magistrados sea elegida por ellos mismos. Pablo Casado ya ha dejado clara esta postura que está inspirada en las propias peticiones de la Comisión Europea a España para mejorar la independencia del Poder Judicial.

El presidente del PP, Pablo Casado, conversa con el secretario general del partido, Teodoro García Egea, durante la reunión de la Junta directiva nacional. EFE/ Raúl Sanchidrián

Sin embargo, hasta la fecha el Gobierno no se ha abierto a estudiar esta posibilidad. Bolaños ha advertido que la actual normativa es válida y que los jueces ya juegan un rol en el proceso porque tienen que avalar a los candidatos antes de que se lleve la votación al Congreso. Sin embargo, no pueden hacer sus propias propuestas.

Al bloqueo del Poder Judicial se suman otras instituciones que tampoco han podido renovarse por la falta de consenso entre los dos grandes partidos del arco parlamentario. El Tribunal Constitucional, El Defensor del Pueblo y el Tribunal de Cuentas, que ahora está en la boca de todos por la fianza a los dirigentes independentistas, también están en el aire.