Pfizer inicia la producción de su vacuna en Europa a falta de aprobación

La compañía estadounidense prepara decenas de miles de viales de su prototipo de la vacuna contra el coronavirus en sus fábricas de Bélgica

La farmacéutica estadounidense Pfizer ha comenzado a producir masivamente su prototipo de la vacuna contra el coronavirus en las cadenas de distribución de Europa. Una declaración de intenciones de la compañía que aún no ha obtenido luz verde a los ensayos clínicos para empezar a administrar el antígeno.

El gigante farmacéutico ha sacado a la luz unas imágenes de sus fábricas de producción en Bélgica, donde ya se están preparando varias decenas de miles de viales de la vacuna, con la que pretende lanzarse al mercado de Estados Unidos y Europa antes de final de año.

 

Pfizer es la compañía que más se ha aventurado al ofrecer fechas de lanzamiento de su prototipo contra el coronavirus. La compañía ha comunicado que pedirá la autorización sanitaria en noviembre para iniciar las vacunaciones. Para entonces, tendrá ya listas las primeras 100.000 dosis.

Pfizer necesita autorización sanitaria en Estados Unidos y Europa

El antígeno tendrá que pasar antes los controles de la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) que ya ha advertido de que comprobará concienzudamente las pruebas en humanos. Exigen un seguimiento continuado de al menos dos meses sobre los efectos en los grupos masivos de voluntarios.

En el viejo continente, la Agencia Europea de Medicamentos es la encargada de comprobar la eficacia y seguridad del antígeno. Sin embargo, hasta la fecha solo el prototipo que diseña la Universidad de Oxford y la farmacéutica Astrazeneca ha empezado a ser revisado por las autoridades sanitarias comunitarias. Un paso imprescindible para acceder al mercado del bloque.

Tampoco la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha planteado dar una licencia de la vacuna antes de que finalice el año. El máximo organismo sanitario del mundo no espera tener los datos suficientes para dar luz verde a un prototipo hasta marzo de 2021.

Pfizer tiene que presentar las pruebas de sus ensayos en humanos

Para recibir finalmente el visto bueno de los controladores sanitarios internacionales, el prototipo de Pfizer tendrá que documentar todos los efectos que se han detectado durante los ensayos clínicos con humanos.

La ventaja que tiene la farmacéutica estadounidense con respecto al resto de competidores en la carrera internacional por la vacuna es a la variedad demográfica de su muestra. El 42% de los participantes tiene entre 56 y 85 años. Mientras que el 43% son asiáticos, negros, hispanos, latinos o nativos americanos.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.