Podemos condiciona el acuerdo con el PSOE para los PGE a una reforma fiscal

La líder de la formación morada, Ione Belarra, admite que las posturas de los socios están muy alejadas y no prevé una solución en las próximas semanas

La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, en la sesión de control del Gobierno. Unidas Podemos aleja la posibilidad de aprobar los Presupuestos Generales del Estado. EFE/Juan Carlos Hidalgo

La negociación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) se ha enquistado entre los socios de la coalición. Unidas Podemos ha señalado que la posibilidad de cerrar un acuerdo está alejada, ante las reticencias del Partido Socialista para incluir una reforma fiscal que eleve los impuestos que pagan las grandes empresas.

La líder de la formación morada, Ione Belarra, ha advertido de que no se firmará un pacto en las próximas semanas, a pesar de que el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, ha iniciado ya su ronda de contactos con el resto del arco parlamentario. “El acuerdo de presupuestos entre el PSOE y Unidas Podemos está lejos”, ha lamentado en una entrevista en Televisión Española.

El principal foco de discusión es el panorama fiscal de las cuentas del 2021. La formación morada ha propuesto establecer un tipo mínimo del 15% en el Impuesto de Sociedades para garantizar que el modelo sea “progresivo y justo”. Se trata de un porcentaje equivalente a lo que pagan los ciudadanos en concepto del IRPF en la declaración de la renta.

“Para proteger nuestros servicios públicos, una sanidad y una educación, necesitamos ingresos”, ha subrayado Belarra, que ha puesto como ejemplo los planes del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, para incrementar también la carga fiscal de las grandes compañías tras la crisis del coronavirus.

La propuesta de Podemos choca de frente con las aspiraciones del Partido Socialista. La vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha vuelto a posicionarse en contra de realizar cambios en el modelo fiscal de manera inminente. Quiere esperar al informe de expertos que se publicará en febrero de 2022 para estudiar una posible reforma, lo que hace imposible incluirlo en las cuentas de este año.

La Ley de Vivienda vuelve a la palestra en la negociación de los PGE

Los impuestos no son el único tema central que marcará el resultado de las negociaciones en el seno de la coalición. Las conversaciones han servido para resucitar la discusión sobre la futura Ley de Vivienda que lleva más de un año congelada, por la falta de acuerdo sobre cómo reducir el precio de los alquileres en España.

Belarra ha admitido que con la entrada en el Gobierno de la nueva ministra de Transportes, Raquel Sánchez, la situación no ha cambiado. Pero se ha afianzado en la necesidad de sacar adelante la normativa: “La gente en nuestro país no puede pagar unos alquileres que están desorbitados en el centro de las grandes ciudades”.

La puesta en marcha de un cheque bebé para las familias, el incremento de la duración de las bajas de paternidad y maternidad o la ampliación de los beneficiarios del ingreso mínimo vital son otras de las reivindicaciones pendientes que ha llevado la formación morada el debate.

“Son medidas que están en la mesa de negociación y que no tienen avances sustanciales”

A pesar de que las posturas están alejadas, Belarra sí que se ha mostrado confiada en que pueda resolverse el conflicto a medio plazo y ha subrayado las buenas relaciones entre los dos socios. “La coalición está bien engrasada, goza de buena salud, pero eso no quita que haya debates”, ha afirmado.