Puigdemont descarta ser el candidato de JxCat a presidente de la Generalitat

El líder huido amaga con encabezar la lista de JxCat, pero el presidenciable 'efectivo' se dirimirá con un duelo entre Laura Borràs y Damià Calvet

Carles Puigdemont da un paso atrás y se niega a ser el candidato de Junts per Catalunya a la presidencia de la Generalitat. El líder huido se ha pronunciado este miércoles y ya ha dejado claro que el presidenciable de su formación saldrá del duelo entre Laura Borràs, Damià Calvet y el militante de base Joan-Ramon Colomines-Companys, si bien Puigdemont está dispuesto a actuar como anzuelo electoral.

Pese a que algunos militantes, a través de manifiestos públicos, presionaron a Waterloo para que el fugado se prestara a ser presidenciable de la Generalitat, Puigdemont ha culpado a España de su decisión de no hacerlo aunque participará activamente en la campaña: “No renuncio a liderar el proyecto”.

“Estaré, trabajaré a fondo para garantizar que avanzamos de manera mucho más decidida”, ha expresado.

Puigdemont, que ha vuelto a hacer bandera del referéndum ilegal del 1-O como punto de partida para su proyecto, ha asegurado que “Junts tiene que encontrar un candidato o una candidata que pueda ocupar la presidencia, acompañado de un equipo que tendrá todo mi apoyo“. 

Pese a que Puigdemont no será el presidenciable, eso no significa que no pueda liderar la lista. El líder huido podría jugar con un primer puesto simbólico en la candidatura independentista, para luego dejar paso a su número dos, que jugaría un papel de candidato “efectivo”. 

¿Laura Borràs o Damià Calvet?

El dilema se cierne ahora sobre quien será el candidato efectivo a presidente de la Generalitat. Laura Borràs se apunta como la favorita y cuenta con grandes apoyos en la formación, además de ser la máxima confianza de JxCat. Pese a ello, le persigue la situación judicial por la presunta adjudicación irregular a un amigo de 18 contratos de 259.863 euros cuando era presidenta de la Institució de les Lletres Catalanes. 

La otra gran opción posible para liderar JxCat es el actual conseller de Territori i Sostenibilitat, Damià Calvet. El afín al fugado, que viene de su militancia en el Pdecat y Convergència, anunció el pasado miércoles su candidatura supeditada a lo que hiciera Puigdemont. Aseguró, además, que antes de dar el paso se reunió con Josep Rull y con Jordi Turull y recibió su bendición.

Puigdemont se pone de perfil ante una cita electoral marcada por el desgaste del Govern ante la Covid-19 y donde ERC tiene una ligera ventaja. Si gana dentro del bloque independentista, podrá atribuirse el mérito de ser el combustible electoral de la formación posconvergente, y si pierde, podrá escudarse en que no era el candidato real de la lista catalana.