Puigdemont reclama a ERC que no le negocie “un indulto anticipado” en la mesa de diálogo

El expresidente rechaza una solución personal para su situación y exige la "amnistía" para los supuestos 3.000 represaliados del procés

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, tras su puesta en libertad en Cerdeña (Italia) / EFE

Puigdemont no quiere ser moneda de cambio. El expresidente de la Generalitat ha exigido a ERC, única interlocutora independentista en la mesa de diálogo, que no negocie por él su situación procesal y le arregle “un indulto anticipado”. “No fuimos al exilio para pedir el indulto”, explica el prófugo en una carta al diario El Punt Avui.

El expresidente asegura que un indulto anticipado “no es la solución al conflicto”. El dirigente independentista, que lleva cuatro años viviendo en Bruselas, insiste en que la única salida al conflicto es la “amnistía” y que no dejará de reclamarla “con insistencia, naturalmente no a cambio de la renuncia a la autodeterminación”.

Pido, por tanto, que mi situación personal no forme parte de ninguna agenda de la llamada mesa de diálogo acordada por ERC y el gobierno español, ni de ninguna conversación bilateral”, ha exigido el expresidente. “Cuatro años de exilio nos han reafirmado en la idea de que la solución al conflicto entre Cataluña y España es política y es colectiva”.

“No hace falta que me arreglen nada”

“Si se cree que tengo una parte de responsabilidad en un verdadero proceso de negociación política con el Estado español, sin condiciones previas y con toda la ambición que se le puede suponer, la puedo asumir perfectamente desde mi vida en el exilio. No hace falta que previamente me arreglen nada”, ha denunciado Puigdemont.

El líder de Junts per Catalunya ha eludido buscar soluciones personales, y vuelve a hablar del supuesto número de reprimidos: “Ni buscamos ningún indulto anticipado, ni creemos que esta opción aporte ninguna solución en el conflicto, y por supuesto no a las más de 3.000 personas afectadas por la represión”.

De hecho, ha asegurado que a todos aquellos a los que “con toda la buena intención del mundo” se han dirigido a él para proponerle soluciones a su situación procesal les ha respondido que su única prioridad es encontrar una solución global al conflicto político.

Una carta dos años después de la sentencia del ‘procés’

“Es posible que nuestra estrategia salga mal, y que tengamos que afrontar dos escenarios negativos: uno, el peor, la extradición a España y una condena segura por muchos años de prisión”, ha relatado Puigdemont. “También es posible, y por eso trabajamos cada día, que nuestra estrategia asuma los objetivos que nos hemos propuesto“.

La carta de Carles Puigdemont se ha publicado cuando se cumplen dos años de la sentencia del procés, que condenó a los líderes independentistas presos por malversación, sedición y desobediencia. Ninguno de ellos ha tenido que cumplir la pena completa, gracias a los indultos aprobados por Pedro Sánchez.

Puigdemont y su partido han sido muy críticos con la mesa de diálogo entre la Generalitat y Moncloa. Tras la autoexclusión de Junts en la mesa de diálogo, que se negó a enviar consellers y propuso a los indultados Jordi Sànchez y Jordi Turull. Míriam Nogueras, la portavoz de la formación en el Congreso, llegó a tildar este órgano de “putiferio”.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para estar informado con las últimas noticias sobre política en Cataluña