Sánchez avanza en la descentralización del Estado a espaldas de PSOE y Podemos

El Gobierno lleva meses trabajando en secreto para descentralizar sedes de organismos de nueva creación y, para ello, contactará con los sindicatos de empleados públicos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros, el 6 de abril de 2021 en el Palacio de la Moncloa | EFE/Zipi

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros. Foto. Archivo/EFE/Zipi

El Gobierno defiende ahora la descentralización de las instituciones de Madrid “porque hay que compartir Estado”. Bajo esta premisa y desde el Ejecutivo se ha dado orden de plantear este debate al resto de partidos y a la sociedad. Sin embargo, Moncloa ya tenía desde hace tiempo adelantada la propuesta, según ha podido saber Economía Digital, y ni PSOE ni Podemos lo sabían.

El Gobierno evita hablar de financiación autonómica, en un momento en que la mayoría de las comunidades celebran sus debates sobre el estado de la región. Sin embargo, sí que interesa hablar de descentralización “para hacer más grande España”, explican fuentes gubernamentales.

En realidad, se trata de una vieja propuesta de Pedro Sánchez que el Gobierno vuelve a sacar del cajón para modificarla y plantearla en base a un decreto que, según ha podido conocer Economía Digital, ya se estaría estructurando, antes incluso de haber introducido este debate en el PSOE ni comentárselo a su socio de coalición, Unidas Podemos.

El Gobierno ya habría encargado a sus servicios jurídicos estudiar a fondo la medida para que no vuelva a suceder como en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. El expresidente aprobó el real decreto 2397/2004 por el que se trasladaba a Barcelona la sede de la Comisión Nacional del Mercado de las Telecomunicaciones de Madrid.

Además de la Comunidad de Madrid, con Esperanza Aguirre a la cabeza, y un grupo de funcionarios denunció el traslado ante el Supremo y el órgano anuló el traslado dos años más tarde. Por aquel entonces menos de la mitad de la plantilla aceptó el traslado. Después, el Gobierno de Mariano Rajoy eliminó este organismo con la creación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Moncloa descarta ahora el traslado forzoso de funcionarios y las fuentes consultadas también desvelan a Economía Digital que “en las próximas semanas” se procederá a contactar con los sindicatos de empleados públicos para abordar el posible modelo de movimientos voluntarios de personal.

Sánchez buscará el apoyo de PSOE y Podemos

En el PSOE desconocen los últimos movimientos del Gobierno y señalan que el asunto se discutirá este mismo fin de semana con motivo del 40 Congreso Federal del partido.

Sánchez habría esperado a esta cita para hablar sobre la descentralización del Estado y ya se habrían registrado hasta siete enmiendas a la ponencia marco del Congreso para que los barones también tengan voz y presenten su postura ante este reto.

A pesar de desconocer el trabajo ya realizado por el Ejecutivo central, el referente en esta cita será el presidente valenciano, Ximo Puig, quien hace un par de años ya solicitó a Sánchez el traslado de la sede de Puertos del Estado a su comunidad.

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, en una presentación. Foto: EFE

Sin embargo y tal como le acusa el PP de Valencia, el dirigente acapara más de la mitad de peso del sector público en detrimento de Alicante o Castellón. De hecho y según datos oficiales del Ministerio de Política Territorial y Función Pública, de los 162.073 funcionarios autonómicos en la Comunidad Valenciana, el 52,7% se encuentran en la provincia de Valencia, exactamente 85.429, frente a los 55.744 (34,3%) en Alicante y los 20.900 (12,8%) en Castellón.

Sin embargo, Puig quiere ponerse la medalla este fin de semana frente a Sánchez y esta semana se ha encargado de hacer los deberes y reunir apoyos entre el resto de grupos en las Cortes valencianas. Así, habría convencido a tres de los seis grupos: Compromís, Ciudadanos y Unides Podem. Aunque con diferentes matices.

Los morados en Valencia, por cierto, defendieron este miércoles que comparten la propuesta de descentralización, pero han pedido “ir más allá” del cambio de sedes de organismos, y ha pedido “hablar de algo más”, como la política fiscal, o el cambio del modelo de estado, y también de la monarquía.

Una propuesta que ha pillado por sorpresa a sus compañeros en la sede nacional y también en la Comunidad de Madrid. En Podemos calificaron de “globo sonda” la propuesta de Sánchez tras escucharla por primera vez de boca de los periodistas.

La portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, Carolina Alonso, indicó que desconocen de forma clara la propuesta y lamentó que el presidente del Gobierno “traiga una propuesta cerrada y lance un globo sonda”. Fuentes de la dirección nacional señalaron a Economía Digital que “desconocemos el contenido y preferimos informarnos primero”.

‘Sedes de segunda’

El Gobierno enseguida ha tenido que salir a aclarar que la idea de Sánchez no consiste en trasladar sedes de grandes instituciones que ya están asentadas en Madrid, sino trasladar las sedes de los organismos de nueva creación de las principales empresas públicas y ponen como ejemplo el Centro de Capacidades Digitales de Renfe instalado a mediados de año en Miranda de Ebro.

La apuesta es reproducir lo hecho con el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) con sede en León, comentan fuentes gubernamentales, que reiteran la descentralización de servicios tecnológicos.  

Sánchez plantea en su agenda ‘España 2050’ la intención de “equilibrar la presencia de organismos públicos del Estado en el territorio, sin que ello suponga la generación de duplicidades”.

“Se trata de llevar centros o sedes de segundos escalones a distintas regiones que sirvan de motor económico a zonas que cuenten con menos recursos o estén poco pobladas, de manera que pudiera generarse una reactivación económica que frene la despoblación”, explican desde el Gobierno. Una propuesta que dentro de unos meses podría plasmarse en un decreto, según indican las mismas fuentes.