Sánchez justifica la subida de la inversión en Defensa: «La seguridad no está garantizada»

El gasto en seguridad actualmente está en el 1'03% del PIB, lo que se traduce en 12.208 millones de euros. El Gobierno quiere ampliarlo al 2% para 2029

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la rueda de prensa ofrecida en la segunda jornada de la cumbre de la OTAN que se celebra este jueves en el recinto de Ifema, en Madrid. EFE/Lavandeira jr.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha clausurado la cumbre de la OTAN de Madrid con una comparecencia ante los medios de comunicación en la que ha querido trasmitir un mensaje principal, más allá del «orgullo» por la organización y desarrollo del evento: que la subida de inversión en Defensa, que ha fijado en el 2% del PIB para el año 2029, está justificada dado el contexto internacional actual. «La seguridad no está garantizada», ha insistido.

Sánchez ha anunciado que el escenario de ampliación del gasto -que actualmente se sitúa en el 1’03%, lo que se traduce en 12.208 millones de euros, según los últimos datos publicados por la OTAN- quiere que sea un «acuerdo de país», por lo que tendrá que pedir su apoyo al Congreso de los Diputados, para poder «defender y garantizar lo que se ha puesto en riesgo y cuestión: la seguridad en Europa y, por tanto, la de España».

«La seguridad es una condición indispensable para garantizar nuestro modelo de vida democrático», ha ahondado. Sánchez ha adquirido el compromiso con sus socios de la Alianza Atlántica y con la Unión Europea, pero no lo ha negociado con otros partidos políticos. Precisamente, el presidente ha incidido en que el acuerdo para aprobar la medida debe «trascender las cuestiones ideológicas», por lo que espera que «reflexionen algunas formaciones políticas que tenían una opinión diferente sobre la OTAN y cómo defender la disuasión de Europa a estas amenazas».

Porque, a sus ojos, hay un hecho claro: España sabe «a qué espacio pertenece» -la OTAN y la UE- y «lo va a defender».

La seguridad de España, en manos de la OTAN y la UE

«Es un compromiso no sólo con la OTAN sino con la UE, porque se ha reforzado y mucho la complementariedad entre las dos organizaciones que defienden la seguridad de los europeos«, ha afirmado, para indicar que es «nuestra responsabilidad revisar nuestros postulados y decisiones políticas que nos han desvelado una amenaza no abstracta como es la Rusia de Putin».

Sobre en qué se centrará ese nuevo gasto, el presidente del Gobierno no ha precisado. «El Ministerio de Defensa y el Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) saben dónde hay que reforzar nuestras capacidades», ha guiñado. «Hemos fijado un aumento de los fondos comunes de la Alianza, porque si ampliamos las tareas y el mandato es lógico hacerlo también con sus recursos». Esos nuevos mecanismos de esfuerzo militar irán de la mano de la «sostenibilidad», ha asegurado.

También ha querido incidir Sánchez en que «estos esfuerzos no los realizamos en solitarios en la OTAN: también lo hacen los socios con los que apoyarnos«. Ha enumerado así los 42 países asistentes a la cumbre de Madrid, que incluyen los 30 aliados y otras naciones como Australia, Corea del Sur, Georgia, Japón, Nueva Zelanda, Suecia o Ucrania, además de las distintas instituciones de la Unión Europea y de los representantes a nivel ministerial de otros países como Bosnia, Mauritania y Jordania.

Defenderse ante una Rusia «imperialista»

«Lo más importante de esta cumbre es el mensaje de unidad y cohesión de todos los países aliados, la fortaleza del vínculo europeo y transatlántico, y las decisiones encaminadas a preservar la paz y nuestro modo de vida», he creído el presidente del Gobierno. También ha censurado la «ilegal e injustificable» invasión de Rusia a Ucrania, algo que «ha demostrado la necesidad de estar unidos y poner de frente la capacidad de destrucción de la Rusia de Putin».

Con todo, Sánchez ha considerado que España durante esta cumbre, de la mano de todos los socios atlánticos, ha «reforzado las capacidades de disuasión y defensa ante las actitudes imperialistas de la Rusia de Putin. Mandamos así un mensaje claro y rotundo de que no va a obtener ningún beneficio alargando la guerra en Ucrania».

Esta guerra provocada por Rusia «nos ha devuelto al peor momento de nuestra historia», según Sánchez, que ha valorado como «muy importante» la participación en la sesión del miércoles vía videoconferencia del presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski. «El apoyo a Ucrania no es ni temporal ni obligado. Los aliados ayudamos con material humanitario, armamento, financiación, acogiendo desplazados y lo vamos a seguir haciendo«, ha insistido.

La nueva estrategia atlantista

Es de hecho el conflicto en Ucrania lo que más marca el espíritu del nuevo Concepto Estratégico de la OTAN, adoptado en esta cumbre por todos los miembros y que se conocerá como concepto de Madrid. En él, ha manifestado Sánchez, se hace un «diagnóstico de un entorno estratégico cada vez más complejo» y se establecen «los instrumentos, medios, recursos que va a necesitar la organización para la paz y estabilidad en el espacio euroatlántico».

Del documento, el presidente del Gobierno ha destacado la mención significativa al sur de la Alianza y al Sahel, «una de las mayores preocupaciones para Europa y para España como consecuencia de la inestabilidad, del flujo irregular de migrantes y de la emergencia climática«, además del principal cambio en la estrategia: el pasar de considerar un aliado a Rusia y tildarla ahora como la «principal amenaza» a la seguridad de los aliados. Otras de estas amenazas son el terrorismo, los desafíos del cambio climático o el mal uso del espacio y ciberespacio.