Sanidad recomienda no celebrar la manifestación del 8-M

Carolina Darias pide que se eviten este tipo de concentraciones para evitar la expansión del coronavrus: "Por coherencia, no lo permitiría"

La ministra de Exteriores, Arantxa González Laya; de Educación, Isabel Celaá; y de Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la manifestación del 8-M de 2020 / PSOE

La ministra de Exteriores, Arantxa González Laya; de Educación, Isabel Celaá; y de Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la manifestación del 8-M de 2020 / PSOE

Si hace un año el Gobierno salió a celebrar el 8-M pese a la pandemia, ahora el Ejecutivo el que duda de la idoneidad de la manifestación. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha pedido que se eviten este tipo de concentraciones: “Por coherencia a mi llamada a la responsabilidad, la situación epidemiológica no lo permitiría. No ha lugar”.

Darias ha recordado que “todavía estamos en situación de riesgo extremo”, aunque la incidencia acumulada en España es de 218 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. El temor a una cuarta ola y la fuerte presión en el sistema hospitalario hacen saltar las alarmas ante una concentración masiva.

El Gobierno autoriza marchas de hasta 500 personas con medidas de seguridad

Pese a que el Ejecutivo desaconseja las marchas feministas, la Delegación del Gobierno en Madrid sí que permitirá todas aquellas concentraciones que no superen las 500 personas. El delegado madrileño, José Manuel Franco, ha explicado en Onda Madrid que siguen la “recomendación” para salvaguardar “la salud de los madrileños”.

La institución que preside José Manuel Franco ha autorizado “algunas” peticiones de organizaciones feministas para manifestarse, puesto que “mantienen los parámetros exigibles” en la situación sanitaria. Además, estas concentraciones a adoptarán medidas como la distancia social y el aforo limitado.

Por el momento, ha recibido y autorizado “algunas” peticiones de organizaciones feministas para manifestarse por ser concentraciones de menos de 500 personas que “mantienen los parámetros exigibles” en la situación sanitaria, según ha explicado el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco.

Almeida se suma a la petición para evitar el 8-M

Otra voz crítica con las manifestaciones del 8-M ha sido la de José Luis Martínez-Almeida. El alcalde de Madrid ha defendido que es “difícil” controlar a 500 personas, y ha pedido que desde las administraciones públicas no se transmitan “mensajes equívocos”.

“En la situación en la que nos encontramos creo que si precisamente desde las instituciones tenemos una misión es no transmitir mensajes equívocos”, ha defendido el primer edil de la capital española. El alcalde ha pedido al Gobierno que busque fórmulas para no celebrar el 8-M con concentraciones de personas.