RTVE recibe una oleada de críticas por los ‘Diarios de la cuarentena’

La oposición política carga contra la emisión de una comedia sobre a cuarentena en TVE en pleno drama por la pandemia de coronavirus

TVE emite desde el pasado martes Diarios de la cuarentena, una comedia de situaciones sobre el confinamiento que atrae espectadores –1,7 millones en su estreno, el 8,4% de share­– y numerosas críticas por olvidarse de las víctimas de la pandemia de coronavirus.

Esta sitcom creada por Álvaro Longoria está protagonizada por Carlos Bardem -hermano de Javier Bardem-, Fernando Colomo, Gorka Otxoa, Carlos Areces y una decena más de actores. Está producida por RTVE en colaboración con Morena Films.

Vox fue la primera formación política que arremetió contra esta serie humorística por esquivar el drama de los fallecimientos por covid-19 y por reunir a un elenco de actores que vinculan con “la ceja”, en referencia a las figuras del mundo del espectáculo que en su momento apoyaron al socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

Incluso el británico The Guardian se refirió al “delicado equilibrio” de una comedia de estas características en un país en que el covid-19 ha “asesinado” a más de 17.000 personas y otras 166.000 padecen la enfermedad.

Quejas en las redes sociales

Mientras que desde las filas del PSOE y Podemos se aplaude la serie, recibe duras críticas de la oposición política y, también, por parte de profesionales liberales. A continuación se recoge una muestra de los comentarios aparecidos en los medios y en las redes sociales.

En su cuenta de Twitter, la diputada popular Edurne Uriarte lamentó que la serie “no se acuerde de los miles de muertos, ni del Gobierno, pero si del franquismo… a ver si la izquierda acaba responsabilizando a Franco también de esto”.

El diputado de Ciudadanos Carlos de Quinto mostró su enojo al señalar “para estos, ¿Si que hay dinero? Vergüenza”.

Desde el ámbito periodístico, la Plataforma TVE Libre ha criticado la serie en repetidas ocasiones y, también, sus gags. No los consideran apropiados en este momento.

David Mejía lanzó la crítica de mayor calado en un artículo en The Objective en el que señaló que “el problema es que la serie ignora la tragedia. Y la sociedad necesita concienciarse, no distraerse de la realidad de la muerte”. Añadió que “la serie alimenta el narcisismo colectivo, extendiendo la idea de que los mártires de la pandemia no son los enfermos ni los muertos, sino los confinados”.

En el mismo sentido, en referencia al artículo anterior, la periodista Andrea Mármol indica que “la sociedad necesita concienciarse, no distraerse de la realidad de la muerte”. Otro periodista, Carlos Otto, de El Confidencial, calificó la serie de “soberano mierdote”.

El actor y dramaturgo Albert Boadella indicó que “en mi vida artística he tocado con humor todos los temas con excepción de aquellos que provocan muertes en presente. Nefasto que una tele pública en vez de estar de luto se tome a guasa la trágica situación”.

Desde el mundo del futbol, el expresidente del Atlético Tomelloso, Cristóbal Moraga, lamentó que TVE programe la serie cuando se desconoce aún el número real de fallecidos, se acumulan los cadáveres en el Palacio de Hielo y España se prepara para una recesión. La ciudad manchega de Tomelloso es la que registra el mayor porcentaje de muertes por coronavirus.

El politólogo Javier Santamarta del Pozo pidió una rectificación a TVE. Recordó que la seria se ha financiado con dinero público. La arqueóloga Carmen Caesaris consideró “muy mal” el programa de humor cuando hay “familias rotas que no se han podido despedir de sus familiares”.