Los veterinarios animan a desinfectar a los perros para evitar infectarse de coronavirus

Pese a que las mascotas no son trasmisoras de la enfermedad, el animal podría entrar en contacto con el coronavirus por la calle y transportarlo al hogar

Si una cosa ha enseñado la Covid-19 es la importancia de la higiene, también en los animales. Los perros y gatos no son transmisores de la enfermedad ni pueden padecer la Covid-19 pese a que se han reportado casos de contagios asintomáticos, pero sí que pueden ensuciarse y transportar el virus, aunque la probabilidad de contagio sea baja. 

El Colegio Oficial de Veterinarios de Barcelona (COVB) ha elaborado junto con los catedráticos de la UAB, Lluís Ferrer y Mª Àngels Calvo, una serie de recomendaciones para la población, puesto que los sanitarios de animales siguen recibiendo consultas sobre “la necesidad de desinfectar las patas de las mascotas”. 

La guía recoge que ni perros ni gatos se han infectado ni transmiten el coronavirus, ni siquiera que estos puedan actuar como portadores pasivos de la enfermedad de una forma relevante. Cada persona debe salir a pasear con las medidas habituales de protección que considere necesarias para su persona. 

Métodos para desinfectar a los perros

“No siempre se dispondrán en casa de todos los medios, pero hay que transmitir un mensaje de tranquilidad, dado que el animal directamente no es una vía de contagio directa”, recoge el comunicado. Pese a la tranquilidad, se recomienda desinfectar las patas de los perros

“Lo más recomendable es usar lejía a 01:50. Poner una bandeja de plástico en la entrada de casa con lejía al 1:50 (20ml de lejía corriente en 1l de agua). Cuando el perro llegue, deberá sumergir las cuatro patas en esta solución, que es viricida. No es irritante y elimina el virus al 100%. Eso sí, queda mojado y mancha la ropa”, han advertido. 

No es la única posibilidad, también se puede usar alcohol 70%, aunque puede ser peligroso al ser un producto irritante e incluso tóxico si el perro se lamiera, además de la complejidad de su aplicación. Una tercera alternativa, el uso de agua y jabón, aunque se quedan las patas mojadas y se tienen que secar. 

Siempre que se pueda, también se recomienda que se aumente la prevención contra la enfermedad con una limpieza completa de cara y cola. ¿Cómo debería hacerse? Los veterinarios no indican ningún producto específico, simplemente usando los de higiene animal.