Adolf Hitler, en una imagen de archivo de la agencia EFE. EFE

Adolf Hitler se suicidó en dos fases

stop

¿Cómo murió realmente Adolf Hitler? Una nueva investigación certifica que se quitó la vida y que hubo más de lo que explican los manuales de historia

Barcelona, 21 de mayo de 2018 (12:25 CET)

Ni submarinos a Argentina ni traslados fantasiosos a una base en la cara oculta de la Luna. La ciencia arroja luz sobre la muerte del dictador alemán Adolf Hitler. Un equipo francés de científicos confirma que no sólo se suicidó disparándose en la cabeza –teoría aceptada hasta ahora como válida—, sino que antes se envenenó.

Phlippe Charlier y su grupo de investigadores desvelan cómo murió realmente Hitler gracias al análisis durante años de los restos conservados en Moscú (Rusia). El cráneo del líder nazi muestra un agujero de bala; pero además en la dentadura se identificaron restos de cianuro.

Las pruebas forenses permiten reconstruir el momento. Charlier considera que Hitler primero tomó una capsula de cianuro para, sin esperar a que el veneno hiciera efecto, dispararse en la cabeza. Quiso así asegurar su muerte. Este trabajo también autentifica los restos conservados y atribuidos al dictador alemán.

Según la investigación, la circunferencia del cráneo coincide totalmente con las características reconocidas en las radiografías que los médicos nazis hicieron a su jefe; éstas se conservaron en los archivos y son hoy elementos de estudio. En las mismas se aprecia también rasgos irrepetibles de la dentadura.

Este trabajo comparativo permite, además de certificar la muerte de Hitler, confirmar detalles sobre su vida. Hoy queda probado, por ejemplo, de manera forense que efectivamente era vegetariano, extremo que se conocía sólo de manera documental.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad