Amazon Echo, uno de los dispositivos que interactúan con el asistente virtual Alexa. Foto: Fabian Hurnaus/Pexels

Amazon triplica sus beneficios gracias a sus recientes apuestas

stop

Aunque las ventas por internet siguen siendo su principal negocio, Amazon obtiene los mayores crecimientos con el asistente Alexa y sus servicios en la nube

Alessandro Solís

Economía Digital

Amazon Echo, uno de los dispositivos que interactúan con el asistente virtual Alexa. Foto: Fabian Hurnaus/Pexels

Barcelona, 01 de febrero de 2019 (10:48 CET)

Amazon Web Services –el servicio de computación en la nube de la compañía de Jeff Bezos– y el asistente virtual Alexa han resultado ser apuestas ganadoras en 2018. Amazon cerró el año fiscal con excelentes resultados, triplicando beneficios respecto a 2017 y aumentando su facturación en un 31%.

El beneficio del rey mundial del comercio electrónico se disparó hasta 10.073 millones de dólares (unos 8.800 millones de euros), un avance notable respecto a los 3.000 millones de dólares que ganó en 2017. Los ingresos totales entre enero y diciembre fueron de 232.887 millones de dólares (unos 203.000 millones de euros), frente a los 177.866 millones facturados en 2017.

Así las cosas, los inversores de Amazon pasaron de ganar 6,15 dólares por título en 2017, a ingresar 20,14 dólares por acción en el ejercicio más reciente. Y, si bien las ventas por internet siguen siendo su principal negocio, el mayor crecimiento de la tecnológica está relacionado con otras de sus apuestas asumidas en pasados años.

Amazon Web Services, líder de la nube

El principal motor de crecimiento de la multinacional estadounidense en 2018 fue, sin duda, Amazon Web Services. Los incrementos trimestrales del servicio de la nube de Amazon se mantuvieron entre el 46% y el 49% a lo largo del ejercicio. Esta división es la gran apuesta de futuro de la compañía y es ya líder del sector.

El crecimiento interanual en las ventas de Amazon Web Services fue del 47% hasta situarse en los 25.655 millones de dólares (unos 22.400 millones de euros). Su más inmediato competidor, el servicio Azure de Microsoft, ingresó 17.945 millones de dólares (15.677 millones de euros) en el mismo periodo; es decir, un 30% menos.

Los productos vinculados a Alexa también dieron alas a Amazon en 2018, especialmente en el cuarto trimestre, el más importante del año para la compañía al incluir el Black Friday y las compras de Navidad. La facturación fue un 20% más elevada en la recta final de 2018 que en la de 2017, alcanzando ventas por 72.383 millones de dólares (unos 63.000 millones de euros).

"Alexa estuvo muy ocupada durante las Navidades", afirmó Bezos, fundador y consejero delegado de Amazon. "Echo Dot (el dispositivo físico desde el que se interactúa con Alexa) fue el producto más vendido de toda la oferta de Amazon a nivel global". Otros dispositivos como Echo y Fire TV Stick 4K, así como las suscripciones de pago a sus servicios, tienen buena salud.

Las cuentas de Amazon no convencen a Wall Street

Los resultados presentados esta semana son los primeros desde que Amazon subió el salario mínimo de todos sus empleados en Estados Unidos y el Reino Unido (15 dólares y 10,5 libras por hora, respectivamente).

Todo iba bien en la conferencia de Bezos hasta que llegó el momento de hablar de las previsiones de resultados para el primer trimestre de 2019. Amazon espera ingresar entre 56.000 y 60.000 millones de dólares, por debajo de lo que esperaban los inversores.

Pese a los buenos resultados de 2018, las expectativas de crecimiento en el primer trimestre desalentaron a los inversores en Wall Street, donde las acciones de Amazon cayeron un 0,8% hasta los 1.704,01 dólares por título.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad