Fotografía: Youssef Sarhan
stop

La compañía notifica una provisión de fondos de contingencia para hacer frente a las demandas por ralentizar el funcionamiento de los iPhone

Madrid, 05 de febrero de 2019 (14:17 CET)

Entre finales de 2017 y principios de 2018 Apple tuvo que admitir que ralentizaba el rendimiento de los iPhone con cierto tiempo de uso para prolongar la duración de la batería. El propósito, según Apple, era evitar apagados bruscos debido al desgaste habitual asociado al uso de las baterías y preservar la autonomía de los iPhone a medida que envejecían. A costa de un menor rendimiento.

La decisión de Apple, aunque con sentido técnico, fue controvertida y despertó la ira de muchos usuarios principalmente por la falta de transparencia y la imposibilidad de desactivar esa función.

Demanda colectiva e investigación gubernamental

Como consecuencia numerosos consumidores iniciaron demandas colectivas, a la vez que la SEC (el organismo que supervisa las compañías que cotizan en bolsa) y el Departamento de Justicia de EE UU iniciaban sendas investigaciones.

Para hacer frente a los costes del litigio y a posibles multas e indemnizaciones Apple ha anunciado ante la SEC que "ha reservado fondos de contingencia" para hacer frente a las demandas relacionadas con el caso "batterygate", como se conoció en su día.

"Apple cree que esos iPhone no eran defectuosos, y que la función de gestión del rendimiento incorporada con las actualizaciones 10.2.1 y 11.2 de iOS tenían por objeto, y de hecho lo hizo, mejorar la experiencia de uso de los clientes," según dice el epígrafe "iOS Performance Management Cases" de la documentación presentada por Apple ante la SEC. La compañía de Tim Cook también niega haber actuado de forma engañosa, pero en cualquier caso "ha reservado los fondos que estima adecuados para la resolución final del caso."

Más de 11 millones de baterías reemplazadas

Además de distribuir una actualización de software para poner fin a esa "gestión del rendimiento" de los iPhone, también Apple pidió disculpas públicamente e inició un programa de reemplazo de baterías a precio reducido que aprovecharon más de 11 millones de usuarios de iPhone durante el año pasado.

"Aunque la demanda colectiva está progresando este tipo de acciones a menudo tardan años en llegar a los tribunales —dicen en Business Insider— pero casos similares han resultado en sentencias de hasta 450 millones de dólares."

Hemeroteca

Apple iPhone Smartphones
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad