Blitzr amenaza el trono de Spotify antes de su lanzamiento oficial

stop

La plataforma permite escuchar, comprar e incluso consultar una wikipedia musical de forma gratuita y sin publicidad

Portal de Blitzr

12 de octubre de 2014 (19:12 CET)

El trono de Spotify se ve amenazado con una nueva plataforma de origen francés. Se trata de Blitzr, un servidor de música en streaming que ha sabido darle una vuelta de tuerca al negocio dominado por Spotify y, en apenas un año de vida, se ha hecho un hueco entre los más grandes del sector.

La nueva plataforma, que todavía está en fase beta y no prevé su lanzamiento oficial hasta 2015, ya duplica el catálogo de su principal referente. Mientras Spotify ofrece unos 20 millones de canciones, Blitzr ya dispone de 40 millones de canciones y cinco millones de álbumes de cuatro millones de artistas.

Sin publicidad ni versión Premium

¿Su secreto? Blitzr ofrece un sinfín de música sin publicidad ni coste adicional. Se acabó la versión Premium. Además, no almacena ni una sola nota musical, sino que se alimenta de otros canales. Principalmente, enlaza desde su web a Youtube o Soundcloud. Pero la fórmula del éxito va más allá.

La plataforma gala ideada por Pierre Anouilh, Berttrand y Yohan Sébenne ha sabido reformular el modelo de negocio de la música en streaming y ha evolucionado el servidor 3.0. Desde la web de la compañía no sólo se escuchan los últimos hits internacionales, las nuevas promesas o los clásicos de siempre, sino que el usuario también puede consultar una especie de wikipedia musical.

La importancia del e-commerce


Además, ofrece una suculenta opción que le ha permitido hacer alianzas con otros grandes del e-commerce. Y es que desde el portal de Blitzr se puede comprar la música. De momento, la plataforma trabaja con Amazon o eBay, aunque la idea es seguir creciendo de la mano de las tiendas on line más importantes del momento.

Una experiencia musical que rompe los esquemas del momento.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad