Bruselas pone palos en las ruedas al pago con el móvil

stop

La regulación europea y la desconfianza ralentizan un servicio más extendido en África subsahariana

Pago usando la tecnología NFC

07 de marzo de 2014 (20:01 CET)

El pago a través del móvil ha pasado de ser una utopía a una tímida opción entre empresarios y consumidores. Desde reservar y pagar una cena en un restaurante hasta comprar entradas para ir al cine o billetes de tren son pequeñas gestos cada vez más cotidianos. Pero su uso podría ser mucho más frecuente si la regulación del sistema bancario en la Eurozona no jugara en contra del monedero electrónico.

Un estudio de Nielsen sobre actitud financiera señala que el 58% de los españoles quiere pagar directamente desde su móvil cuando realiza una compra en una tienda. Un quiero pero ¿no puede?

Las “cortapisas” de la zona euro

El experto en e-commmerce y redes sociales, José Esteban Mucientes, sostiene que en España hay una gran disposición al pago con el móvil, pero el exceso de regulación tanto en el país como en el conjunto de la zona euro “pone cortapisas”. A ello se suma la desconfianza de los consumidores de dejar sus tarjetas en casa y atreverse a pagar cualquier cosa desde su smartphone.

“Hasta la fecha, las experiencias en España no han funcionado”. La primera prueba piloto, del 2000, contó con la participación de diversos bancos que promocionaron su uso en diferentes ciudades. El experimento se truncó porque entonces la tecnología no estaba tan avanzada como ahora y porque el empeño de entidades financieras y consumidores no era tan latente. Pero en el 2014, el monedero electrónico todavía intenta abrirse paso a pesar de que más de 300.000 establecimientos españoles cuentan con la etiqueta NFC Cashcloud MasterCard PayPass.

África Subsahariana, a la cabeza

Mucientes asevera que en el Reino Unido las transacciones realizadas a través de los smartphones son mucho más frecuentes porque la regulación bancaria, independiente a la zona euro, es menos restrictiva. Aunque para explicar cómo una mayor o menor regulación interfiere en el éxito del monedero electrónico, el experto pone sobre la mesa el ejemplo del África subsahariana.

En 2013, más de la mitad de los pagos a través del móvil se realizaron desde este mercado, según un estudio realizado por la organización GSMA. La baja tasa de bancarización de esta región ha facilitado su uso. Precisamente, y curiosamente, Camerún, República Dominicana del Congo, Gabón, Kenia, Tanzania, Uganda, Zambia, Madagascar y Zimbabwe son los países más punteros, según el estudio recogido por Ticbeat.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad