Las pymes españolas suspenden en ‘e-commerce’

stop

El miedo al fraude es uno de los motivos que frenan las ventas ‘on line’

16 de octubre de 2013 (20:27 CET)

Las pymes españolas suspenden en comercio electrónico (e-commerce). Un estudio de Google revelaba que sólo el 15% de las empresas con menos de 50 trabajadores venden por Internet. El 28% en el caso de las microempresas (de cero a nueve empleados).

El mercado nacional pierde un tren esencial para la diversificación y la internacionalización en un país puntero en el uso de smartphones. Así lo cree el director de marketing de Nominalia, David Costa, quien asegura que “tener una tienda on line ya no es una opción”. Y menos entre las microempresas. Ante la falta de recursos de promoción, son las que más se pueden beneficiar.

Tradición y fraude

En Inglaterra, países nórdicos o Alemania, las compras electrónicas están a la orden del día. Y aunque en España el esfuerzo es continuo por adaptarse, la falta de tradición por comprar a través de un ordenador o un smartphone sumado al miedo al fraude en las redes frenan a empresarios y a clientes a partes iguales.

Pero Nominalia, compañía catalana fundada en 1997, quiere romper mitos. Y para hacerlo, sacan a la luz datos que animen a las pymes. El volumen de ventas a través del e-commerce ha crecido el 15% en el primer trimestre en plena crisis. Costa se remite a estudios para apuntar que más del 90% de los clientes buscan en Internet antes de tomar una decisión. Y que el 49% de los que visitan webs a través de un smartphone acaban realizando la compra.

Ventas ‘on line’

“Están perdiendo una oportunidad brutal de negocio y de visibilidad”, señala este experto en presencia on line. A su juicio hay que invertir tanto en una tienda virtual como en una física. Hay que cuidar la carta de presentación --para ser atractivas y ganar tráfico-- pero además, las pymes deben invertir en promociones, newsletter y, sobre todo, ofrecer un catálogo de productos que se cambien con asiduidad. La clave está en generar dinamismo.

Para esos empresarios indecisos, este jueves la compañía realiza un taller en el que 40 empresarios aprenderán a poner en marcha una web comercial. Crearán su portal virtual en apenas cuatro horas en un curso organizado bajo el paraguas de Barcelona Activa, una organización del ayuntamiento, encargada de la promoción económica y de formación.

Los empresarios comprobarán como con 200 euros anuales pueden acabar autogestionando su propia web para que los productos expuestos en el portal lleguen a más clientes sin importar la distancia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad