Cada tonelada de este asfalto contiene hasta 10 kg de desechos plásticos. Fotografía: MacRebur.

Esta carretera está hecha con botellas de plástico y bolsas de la compra

stop

La compañía escocesa MacRebour utiliza desechos plásticos como sustituto parcial del asfalto utilizado para hacer pavimento

Madrid, 02 de julio de 2018 (19:31 CET)

En un mundo que se ahoga en plástico y que tiene más kilómetros de carreteras —hasta 40 millones de kilómetros— de los que puede mantener en buen estado, utilizar desechos plásticos para hacer un asfalto que sea más resistente y duradero parece una buena idea.

"Que el plástico sea tan duradero es un problema cuando es basura, pero es una virtud cuando tiene utilidad"

Hace algunos años el químico indio Rajagopalan Vasudevan desarrolló un método para convertir la basura plástica en un sustituto parcial para el asfalto, el material que se utiliza como aglutinante en las mezclas asfálticas que se utilizan, entre otras cosas, para construir carreteras.

Vasudevan desarrolló su aglutinante plástico con dos objetivos: mejorar las carreteras de la India y encontrar una solución (o lo más parecido a una solución) al creciente problema de la basura de plástico. Desde 2015 en la India es obligatorio que las vías urbanas contengan desechos plásticos. Según CNN el método se ha aplicado en al menos 100.000 km de carretera en aquel país.

Resolver dos problema globales a la vez

El asfalto plástico de Toby McCartney está inspirado en la misma premisa (resolver dos problemas mundiales) y la inspiración le llegó precisamente durante un viaje por el sur de la India.

"La idea surgió cuando McCartney vio cómo allí colocaban algunos botellas y envases de plástico en los baches y en los agujeros de la carretera y aplicaban calor hasta que se fundían y rellenaban los huecos de la carretera con ese asfalto improvisado hecho con plástico", explican.

Cada tonelada de asfalto plástico contiene el equivalente a miles de botellas de agua y de bolsas de la compra

MacRebur aplica esencialmente el mismo principio que ese método indio de reparación, aunque de forma algo más sofisticada y acorde a la normativa británica y europea. La fórmula de MacRebur utiliza plástico triturado como sustituto parcial —de en torno al 20 por ciento— del betún o del asfalto en su papel de aglutinante a la hora de fabricar hormigón asiático.

Miles de botellas de agua por cada tonelada de asfalto

Según la compañía cada tonelada de ‘asfalto plástico’ contiene entre 3 y 10 kg de plástico recuperado, el equivalente a miles de botellas o de bolsas de plástico: es una forma práctica de aprovechar los desechos plásticos a la vez que se reduce el uso del asfalto, un material derivado del petróleo.

Según MacRebur el asfalto hecho con materiales plásticos es el doble de resistente y duradero que el asfalto convencional, aunque admite que eso es algo que deberá demostrarse con el paso del tiemppo. De momento supone dar una salida a los miles de millones de toneladas de desechos plástico que no se reciclan, aunque sea de un modo parecido a meterlos bajo la alfombra.

"El plástico es un recurso excepcional cuando se utiliza de la manera adecuada"

McCartney y Vasudevan coinciden en afirmar que el plástico es un recurso excepcional cuando se utiliza de la manera adecuada: "Que sea tan duradero es un problema cuando es basura, pero es una virtud cuando tiene utilidad".

Prueba de ello es que "si el Mayflower hubiera transportado agua embotellada y bocadillos envueltos en plástico —dicen en National Geographic— toda esa basura probablemente seguiría dando vueltas por ahí, cuatro siglos después."

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad