Kyle ‘Bugha’ Giersdorf, de 16 años, es el campeón mundial de Fortnite. Foto: EFE/EPA/JS

Fortnite hace millonario a un joven de 16 años

stop

Un estadounidense de 16 años se lleva a casa 3 millones de dólares tras convertirse en el campeón mundial de Fortnite

Alessandro Solís

Economía Digital

Kyle ‘Bugha’ Giersdorf, de 16 años, es el campeón mundial de Fortnite. Foto: EFE/EPA/JS

Barcelona, 29 de julio de 2019 (14:16 CET)

Jugar al Fortnite no es rentable para todos, pero como en muchas competiciones de inmensa popularidad ser mejor que los demás paga. Este pasado fin de semana se celebró la Copa Mundial de Fortnite y Kyle ‘Bugha’ Giersdorf, un joven estadounidense de 16 años, se izó como el campeón del mundo, ingresando así 3 millones de dólares (en torno a 2,7 millones de euros) en cosa de unas horas.

Celebrado en el Arthur Ashe Stadium, en Nueva York, el mayor campeonato del juego desarrollado por Epic Games tenía premios por 30 millones de dólares (unos 27 millones de euros) y se desarrolló entre el 26 y el 28 de julio, tras una etapa clasificatoria que inició en abril. De los más de 40 millones de jugadores que intentaron llegar al torneo, solo clasificaron 50 parejas y 100 gamers individuales.

Las fases clasificatorias se dividieron en seis regiones: América del Norte este y oeste, Europa, Asia, Brasil y Oceanía. Además de Giersdorf, el campeón de 16 años, en segundo lugar quedó Jaden Ashman, un adolescente británico de 15 años, que se llevó a casa 2,25 millones de dólares (poco más de 2 millones de euros) por el logro. Su madre no le dejaba jugar hace unos meses, y ahora celebra con él la victoria.

Las parejas ganadoras también consiguieron premios similares, pero repartidos entre dos jugadores. También se trata de gamers muy jóvenes. El campeonato en parejas lo ganaron el noruego Emil Bergquist Pedersen y el austriaco Thomas Arnould, con un premio a repartir de 3 millones de dólares. Es decir, varios menores de edad se hicieron millonarios de la noche a la mañana gracias a Fortnite.

Fortnite y los 'esports': ¿una burbuja?

Epic Games ha ingresado unos 4.000 millones de dólares por Fortnite desde su lanzamiento, aunque su éxito financiero ya no es tan sorprendente como en 2018, su año clave. Forbes informó en junio de que las ventas interanuales del juego habían caído un 38%, pero que igualmente eso no detuvo al juego para generar 203 millones de dólares solo en el mes de mayo de 2019.

Los 30 millones de dólares que se pusieron a disposición de los jugadores en la Copa Mundial de Fortnite (en la que cualquier clasificado ya se aseguraba un premio de 50.000 dólares) son apenas una parte de los 100 millones que Epic Games regalará en esports este año, de la misma forma que ya lo hizo en 2018. Es un lujo que se puede dar el título más rentable en consolas y el quinto en ordenadores.

Fortnite es gratis para jugar, pero genera ingresos por las ventas internas del juego. Pese a la buena salud de las cifras, muchos críticos creen que todo el sector de los esports es una gran burbuja a punto de estallar. "Todos con los que hablo en esta industria reconocen que hay valor en los esports, pero no es casi el valor lo que se está promocionando en estos días", dijo un veterano de la industria a Kotaku en junio.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad