Fotografía: Rawpixel en Unsplash
stop

El ejército estadounidense intenta calmar la polémica por sus tanques de guerra autónomos alegando que respetarán directrices "éticas y legales"

Barcelona, 08 de marzo de 2019 (20:45 CET)

El Ejército de los Estados Unidos hace un llamado a la calma con un mensaje: hay deontología en el diseño de sus máquinas asesinas. Después de saberse que el ejército estadounidense busca expertos para desarrollar la tecnología para construir un tanque de guerra corra con inteligencia artificial, las autoridades matizan que sus robots de combate se adhieren a "normas éticas".

El anuncio de vacantes laborales del ejércico, publicado a finales de febrero, no gustó a muchos ciudadanos estadounidenses. El objetivo era encontrar científicos y expertos que consigan que un tanque de guerra pueda detectar, rastrear y combatir automáticamente al enemigo. El término "robots asesinos" saltó a un primer plano entre el sector crítico con este desarrollo.

Por este motivo, el ejército tuvo que agregar una aclaración en el anuncio de empleo para el proyecto Atlas (como se conoce al plan de automatización de armas), explicando que cualquier desarrollo en materia de armamento autónomo o semi autónomo está sujeto a las directrices del Departamento de Defensa, que fueron actualizadas en 2017.

"Nada en este aviso debe entenderse como un cambio en la política del Departamento de Defensa sobre la autonomía en los sistemas de armas. Todos los usos del aprendizaje automática y la inteligencia artificial en este programa serán evaluados para asegurar que son consistentes con las normas legales y éticas", agregaron.

EE UU sigue adelante con los robots asesinos

Teóricamente, Atlas dará a un tanque de guerra la habilidad para hacer todo lo necesario para tumbar a un rival, excepto apretar el gatillo, informó Quartz. Un operador humano será siempre necesario por ley ante cualquier actuación, según los planes del ejército.

El Gobierno de EE UU persigue esta meta pese a que más de 25 países han hecho un llamado para prohibir las armas autónomas. "Parece que nos dirigimos a una carrera de armas en la que se eliminará la prohibición actual de la autonomía letal cuando sea políticamente conveniente", comentó el informático de Berkeley, Stuart Russell.

Gizmodo, por su parte, recuerda que EE UU ha utilizado aviones robóticos desde la Segunda Guerra Mundial, una práctica que se ha extendido hasta el siglo XXI en lugares como Siria e Irak. Los ataques con drones también han aumentado durante el Gobierno de Donald Trump.

"Los estadounidenses del siglo XXI están mucho más preocupados por los robots en tierra firma que los robots en el aire", dice la web especializada en tecnología. "Tal vez todos nos asustamos al ver películas como Terminator 2, una película que fue más realística de lo que nos imaginamos en su momento".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad