El gadget definitivo que sí acabará con el papel

stop

Viene sin navegadores web ni aplicaciones que puedan distraer: sólo sirve para leer y escribir como si fuera una libreta tradicional

La reMarkable imita la presión y fluidez que se ejerce con un bolígrafo sobre un papel.

Barcelona, 20 de diciembre de 2016 (12:30 CET)

El papel resiste, estoico, frente al avance de las tabletas y los libros electrónicos. Además del romántico aroma que se despliega en un libro nuevo –ya inventarán algún dispositivo para ello-, los partidarios de la forma más tradicional de lectura argumentan que es difícil dibujar o redactar con fluidez en los formatos electrónicos

El papel sigue imperando en millones de apuntadores, cuadernos y hojas sueltas que pueblan mesas, escritorios y cualquier rincón de la oficina o el hogar. Hacia ellos apunta sus cañones Remarkable, que reivindica el uso de la tinta electrónica (como Kindle de Amazon) para leer, lo que descansa más la vista frente a otros sistemas como el iPad o las tabletas basadas en sistemas Android o Windows.

Y el rasgo más destacado es que pretende ser un papel electrónico. El truco se encuentra en su 'bolígrafo', cuyo peso y trazo es igual a cualquier pluma o estilográfica, y que al deslizarlo por la superficie de la tableta tiene la misma agilidad que si se escribiera en papel. Esta combinación de bolígrafo electrónico y dispositivo crea una "fricción ultra alta", y permite que la pantalla puede ser borrada, tachada o corregida más rápidamente que cualquier otra tableta de tinta electrónica.

El dispositivo, que se presenta en una pantalla de 10,3 pulgadas, agrega una gran variedad de formatos: páginas en blanco, con renglones de diversas medidas, cuadriculados, para dibujo técnico... Y los trazos que se escriben pueden compartirse en el móvil o el ordenador.

Como si fuera una hoja en blanco, la tableta de Remarkable es sumamente minimalista, y a diferencia de otros dispositivos, no viene con navegadores para web ni aplicaciones que puedan distraer: sirve para leer libros electrónicos, documentos o PDF, apuntar en ellos y escribir. Y nada más. ¿Cuál puede ser su mayor punto en contra? El precio.

Como todo artículo nuevo, por ahora su costo de cara al público es demasiado alto: en su web, Remarkable vende el producto a 670 euros. La tableta, el bolígrafo y el estuche se venden por separado. A lo sumo, los que compren por adelantado pueden aprovechar el descuento del 47% y adquirirla por 355 euros, pero todavía hay quien dice que es un alto precio por quitar los papeles de encima.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad