Fotografía: Neon Brand
stop

Sin embargo Facebook no ha decidido todavía si aplicará esta política de forma definitiva ni si hará pruebas parecidas en otros países

Madrid, 27 de septiembre de 2019 (11:02 CET)

Australia es uno de los siete países en los que Instagram, propiedad de Facebook, está probando a ocultar los Me gusta. Y también es el país en el que Facebook está probando a hacer lo propio con las publicación del propio Facebook, una posibilidad de la que se venía hablando en los últimos meses.

  • La red social confirma que ya prueba a ocultar los Me gusta y otras métricas similares para publicaciones de Facebook (incluyendo en fotos y vídeos), que dejan de ser información visible excepto para el usuario de la cuenta.
  • Sin embargo Facebook no ha decidido todavía si aplicará esta política de forma permanente ni en otros países aparte de Australia, según The New York Times.

Instagram empezó a ocultar los Me gusta el pasado mes de abril en Canadá, y desde julio se aplica también a Brasil, Australia, Italia, Japón, Nueva Zelanda e Irlanda.

  • Sin embargo Facebook todavía no ha revelado qué conclusiones ha sacado de estas pruebas.
  • El cambio surge de un intento para encontrar un nuevo modelo de valoración en sus redes sociales que no someta ni afecte negativamente al bienestar de sus usuarios.
  • En los últimos meses versos estudios ha destacado el impacto negativo de las redes sociales, que han llegado a relacionarse con la depresión, cambios de comportamientos y con la salud mental, algo que ya reconoció Facebook hace tiempo.
  • "Si bien las causas todavía no son claras, los investigadores tienen la hipótesis de que leer acerca de otras personas en las redes sociales puede llevar a una comparación social negativa, quizá de una forma más notoria que fuera de internet dado que las publicaciones de los usuarios suelen estar más sometidas a evaluación”, decían desde Facebook en 2017.

También existen problemas comerciales y de credibilidad en torno a las métricas de las redes sociales, como la compra de seguidores falsos y también de likes, una práctica prohibida que muchos usuarios practican con el propósito de incrementar de manera artificial el valor de sus cuentas y, en consecuencia, los precios que los influencers cobran a marcas y anunciantes.

  • Algunos expertos en redes sociales creen que con este cambio, en Instagram y Facebook, la compañía quiere hacerse con su trozo del pastel del mercado de los influencers, que utiliza su plataforma para obtener dinero directamente de las marcas, sin dejar beneficio a a las redes sociales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad