Google 'espía' a los usuarios de Gmail

stop

La compañía reconoce que rastrea los e-mails para adaptar los anuncios publicitarios

Imagen de la marca Google/EFE

15 de agosto de 2013 (12:04 CET)

Google ha puesto en entredicho la confidencialidad on line. La compañía ha reconocido sin ningún pudor ante los tribunales de San José (California) que existe falta de privacidad en su servicio de correos electrónicos Gmail. La confesión ha salido a la luz gracias a la organización Consumer Watchdog. (Consulte aquí el documento)

“Al igual que a nadie le extraña que si manda una carta a un colega lo abra su secretaria, los usuarios del correo no deberían sorprenderse al descubrir que son procesados durante el envío”, argumenta Google.

Práctica legal

La empresa defiende que el rastreo se realiza de manera automática y no humana para adaptar los anuncios publicitarios a los gustos y hábitos de los usuarios. Asegura que se trata de una práctica ajustada a la legalidad vigente. Además, sostiene que está incluido en las condiciones de su servicio. Pero la confidencia, recogida en un texto de más de 30 páginas, no hace más que avivar la polémica.

La tecnológica, con más de 425 millones de usuarios de Gmail, se enfrenta a una demanda colectiva, acusada de espiar a los internautas. "Google abre, lee y adquiere ilegalmente contenido privado de los correos electrónicos de la gente", dice la denuncia fechada en mayo.

A la demanda colectiva se suma la reacción del director de la Oficina de Defensa del Consumidor de Estados Unidos, John Simpson, que considera que con esta declaración, Google reconoce un escaso cuidado de la privacidad. “Si te importa la privacidad de tu correspondencia, no uses Gmail”, ha sentenciado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad